Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta quiere más trabajadores en el sector de I+D

Ahora son solo 10 de cada mil empleados en Galicia y el objetivo es llegar a 15 al terminar la década

Centro tecnológico de Anfaco-Cecopesca en Vigo. | // MARTA G. BREA

La actividad innovadora e investigadora en la comunidad gallega es más bien escasa. El gasto, tanto público como privado, en esta faceta apenas llega al 1% del PIB y, dentro del conjunto de las regiones de la UE, Galicia ocupa una muy discreta posición, la 156 del ranking, encuadrada en el grupo de las “innovadoras moderadas”, el tercer peor de las cuatro categorías que establece el índice europeo Regional Innovation Scoreboard. En consonancia con estos datos, el número de trabajadores dedicados a I+D es también bajo. Solo hay 10 por cada mil ocupados en la comunidad, una tasa por debajo de la media nacional y, por supuesto, de la europea. La Xunta quiere darle la vuelta a esta situación y en su Plan Estratégico de Galicia 2022-2030 se propone incrementar un 50% el número de trabajadores dedicados a tareas de innovación. Eso supondría ganar unos 5.500 empleados más en esta rama, dado que actualmente apenas superan los 11.000.

El Plan Estratégico, aprobado el pasado mes de marzo, marca la hoja de ruta de la Administración autonómica para lo que queda de década y que, aprovechando la oportunidad de los fondos europeos derivados del COVID, se presenta como el documento destinado a “definir la Galicia del futuro y conseguir una recuperación sostenible, competitiva e inclusiva”. Claro que esta guía de actuaciones solo tendría sentido en caso de que el PP siga en la Xunta, dado que un cambio en San Caetano supondría, seguramente, mandar el documento al cajón.

Punto de partida

La situación de partida de Galicia en I+D es bastante discreta. “En el año 2020 el personal dedicado [a esta rama] por cada mil ocupados ascendía a 10, situándose por debajo de la media nacional (12,1) y de la europea (15,1)”, sostiene la Xunta en el plan, con el agravante de que la evolución en la comunidad gallega entre los años 2010 y 2019 ha sido peor que en el conjunto de España y de la UE. Mientras que en el Estado el personal ocupado en I+D creció un 4,2% y en Europa lo hizo en un 29%, en Galicia fue solo del 2,6%.

Según los objetivos del Plan Estratégico, de los 10 trabajadores en innovación por cada mil ocupados que hay ahora, en 2025 se quiere llegar a los 12,5 para posteriormente, en 2030, alcanzar los 15, lo que supondría incrementar en un 50% los números actuales.

Baja inversión

¿Qué falla para que la comunidad no acabe de despegar en esta rama de la actividad? Una de las causas es la baja inversión. “Tiene entre sus mayores debilidades en el volumen de gasto en I+D, muy especialmente por parte de las empresas”, indica la Xunta. Con datos de 2020, el gasto en innovación y desarrollo es el 1,09% del PIB, una cifra por debajo de la media española (1,41%) y de la UE (2,19%). “Una de las principales consecuencias de la crisis económica fue, sin duda, la drástica disminución del gasto empresarial en innovación, casi un 40% en el periodo 2005-2019”, lamenta el Ejecutivo autonómico.

Y como esta palanca es fundamental para el I+D gallego pegue un acelerón, la Xunta plantea en su Plan Estratégico duplicar la inversión en esta faceta, de forma que en 2030 se llegue al 2% del PIB, lo que supondría pasar de un gasto anual de 625 millones de euros a más de 1.200, contando tanto la aportación privada como la pública.

Actuaciones

Como líneas de actuación, el Gobierno autonómico se propone “fomentar la cultura de la innovación” en las empresas con la implantación de incentivos y programas efectivos de financiación para I+D y, por supuesto, incrementar la inversión pública a través de los presupuestos o reforzar el modelo de compra pública innovadora, de forma que ese sistema obligue a la empresa privada a promover la investigación y el desarrollo para poder acudir a determinadas licitaciones en las que se demanden productos o servicios no convencionales.

También se pretende potenciar las estructuras de transferencia de conocimiento y tecnología; mejorar la imagen de Galicia como lugar apropiado para invertir en I+D; minimizar el éxodo de talento; aumentar la estabilidad de los contratos; fomentar la vuelta de estudiantes brillantes o mejorar la gestión en los procesos de presentación, valoración, concesión y justificación de ayudas a la investigación, el desarrollo y la innovación.

Como grandes objetivos económicos, el Plan Estratégico prevé un crecimiento medio sostenido hasta 2030 de entre el 2% y el 2,5% anual y que en esta década se reduzca 4 puntos la tasa de paro y que hacia el año 2030 baje hasta el entorno del 8%.

Tres apuntes


1 Solo 11.085 empleados en I+D

En el año 2019 solo había, al margen de los investigadores, 11.085 trabajadores en la rama de I+D, 5.150 de ellos en el sector privado.


2 Galicia, a la cola en innovación en la UE

Dentro de la UE, Galicia figura en el puesto 156 en innovación de entre todas las regiones. Se encuadra en la tercera categoría (hay cuatro).


3 El gasto apenas llegar al 1% del PIB

El gasto, tanto público como privado, en I+D apenas supera el 1% del PIB, cuando en la UE la media se acerca al 2,2%.




Compartir el artículo

stats