El Ministerio de Derechos Sociales y para la Agenda 2030 intentará de nuevo acordar hoy con las comunidades autónomas el nuevo modelo de residencias en la reunión del Consejo Territorial de Servicios Sociales, después de que su primera propuesta fuera rechazada por varias autonomías. Así lo avanzó el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, que cree que las autonomías “van a estar a la altura” y votarán a favor del nuevo documento.

El ministerio llevó el pasado 25 de mayo el documento al Consejo Territorial pero no consiguió cerrar un acuerdo con las comunidades para su aprobación. Entre las regiones que mostraron su rechazo se encontraban la Comunidad de Madrid, Galicia, Andalucía, Murcia, la ciudad autónoma de Ceuta (presididas por el PP), Castilla-La Mancha, Extremadura (presididas por el PSOE), País Vasco y Cataluña. Por su parte, Castilla y León y Asturias mostraron su intención de abstenerse; y Navarra, Baleares, Aragón, Comunidad Valenciana, Canarias, La Rioja, Cantabria y Melilla se han mostrado a favor.

La Xunta sostiene que las ideas sobre residencias presentadas por el Gobierno central son “irrealizables”, al carecer de presupuesto y “encarecer y dificultar el acceso a los cuidados” para las personas mayores, al suponer una “importante pérdida de plazas” y de puestos de trabajo en el sector, “cuando en estos momentos se necesita lo contrario”.

Entre otros aspectos, el modelo quiere limitar a 120 el máximo de plazas por centro y obligar a que las residencias se subdividan en unidades de convivencia de no más de 15 personas o a que haya más habitaciones individuales y un trabajador por cada dos residentes.