Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La detección de escolares superdotados se dispara un 45% tras el nuevo protocolo

Un total de 2.291 alumnos con altas capacidades intelectuales estudian en las aulas gallegas, sobre todo en Primaria, un 13 por ciento más que en el curso anterior

Comienzo del curso escolar en infantil y primaria. / IÑAKI OSORIO

El poema en el que Bécquer se lamentaba de cuántas veces el genio duerme en el fondo del alma esperando una voz que lo despierte todavía tiene bastante que ver con la identificación de estos talentos hoy en día, solo que, en la actualidad, los genios que son “descubiertos” lo son muchas veces ya desde niños, en las aulas. Cada vez más. Galicia cuenta con un protocolo específico para atender estos casos y para contribuir a esa detección temprana en los centros educativos y se hace notar. Así lo demuestran los datos del Ministerio de Educación que siguen la evolución de estudiantes inscritos desde Infantil a BUP o FP encuadrados en el grupo de escolares con necesidades específicas de apoyo educativo por tener altas capacidades intelectuales.

En el último curso del que hay datos, que fue el de la irrupción de la pandemia, 2019/20, se incorporaron 271 escolares a un listado que asciende ya a un total a 2.291 alumnos que pueden calificarse de superdotados, talentosos o precoces, en función de si destacan de forma general en muchas áreas, si sobresalen especialmente en alguna o si manifiestan muy temprano “una predisposición a entender las cosas de una manera diferente”, como apunta Miriam Fernández, de la spin-off Latento, experta en identificación, orientación e intervención de altas capacidades. Esos 271 casos nuevos suponen un 45 por ciento más que los nuevos anotados bajo ese epígrafe un año antes (187).

Y justo el curso en que engordan tanto los números se estrenó en las aulas gallegas el “Protocolo para a atención educativa ao alumnado con altas capacidades intelectuais”, que incluye un apartado de identificación de estos alumnos y cómo se valoran. La Consellería de Educación concede que pudo haber repercutido en una “mejor identificación”, si bien apuntan que el aumento no puede ser atribuible solo al protocolo. Para Miriam Fernández esa guía ha jugado un rol, pero también los cursos de formación para el profesorado sobre diversidad, que fomentan la “sensibilidad” en los docentes, y el auge de modelos educativos que buscan potenciar el talento de cada niño. En su empresa notan esa demanda de charlas y el interés de las familias.

El protocolo gallego da pistas para identificar niños con altas capacidades, pero también sirve, una vez valorados y confirmadas esas aptitudes, para intervenir ajustando el proceso de enseñanza, a veces con programas de enriquecimiento curricular y otras con medidas extraordinarias, como adelantar un curso. El primer año de funcionamiento, el de la pandemia, se activaron 1.507 protocolos, mientras que el pasado curso fueron 1.871.

claves destacadas

  • El tope de alumnos “superdotados”

    El curso 2019/20, el de la pandemia, Educación registra en Galicia 2.291 alumnos con altas capacidades, la cifra más elevada de la pandemia.

  • Un incremento tras el nuevo protocolo

    En 2019/20 se estrenó un protocolo para detectar y valorar estos casos y ese curso se sumaron 271 alumnos al listado de altas capacidades.

  • La etapa de Primaria concentra 1.242 casos

    En Galicia, el grueso de los escolares superdotados cursa Primaria, seguida por la ESO. Solo un 31% de los valorados como tales, son niñas.

Niños hipersensibles o con dislexia: ver más allá del estereotipo

Miriam Fernández, Paula Mouzo y Noelia Villaverde, cofundadoras de Latento
Miriam Fernández, Paula Mouzo y Noelia Villaverde, cofundadoras de Latento de FDV

Las altas capacidades van mucho más allá del cociente intelectual, advierte Miriam Fernández, y los perfiles superan “clichés” estrictos y “prejuicios” como el de un niño de buenas notas sin amigos. Lo mismo advierte la Xunta en el protocolo: la casuística es tan variada como en el resto de la población. De hecho, en el documento se indica que en ciertos casos esas altas capacidades vienen acompañadas de obsesiones, manías o incluso hipersensibilidad, pero también, como sabían Bill Gates o Steve Jobs, de rasgos de otras necesidades específicas de apoyo educativo, como podía ser en su caso la dislexia, pero también el trastorno del espectro autista o déficit de atención e hiperactividad.

Las niñas siguen siendo las grandes “camufladas”: solo un tercio

“A veces no es fácil encontrar todas las características de las altas capacidades porque están mezcladas con otras, bien de dislexia, de TDAH...”, señala Fernández, quien comenta cómo a los despachos de Latento llegan escolares que “ya vienen identificados como que tienen dislexia, trastorno del lenguaje... y al final de todo, harta la familia de escuchar que “también es muy creativo” o “muy inteligente”, se deciden a hacer la evaluación y cambia el paradigma e incluso las herramientas para trabajar”, sostiene.

También detectan más demanda temprana de los padres, que acuden, no tanto para “etiquetar” a sus hijos, sino a por “herramientas” para la parte emocional, para que “sean felices y se autorregulen mejor” al percibir en ellos una “alta sensibilidad”. “No llegan abrumados por la parte cognitiva, sino porque ven que sus hijos son mucho más sensibles, que todo les afecta más, que necesitan entender lo que sucede a su alrededor”, explica.

De 6 a 9 años es el momento “perfecto” para trabajar con estos menores

Por otro lado, aunque más escolares reciben una enseñanza que atiende a sus altas capacidades, el sistema está lejos de identificar al 8% de la población que en teoría posee esas habilidades, avisa: “Algo pasamos por alto en el aula”. Además, apenas un 31% de los casos en Galicia son niñas. Esa “infradetección” se debe a que, a partir de los seis años, las niñas empiezan a “esconder” esas capacidades y si no se hace una detección temprana es “muy probable” que puedan pasar desapercibidas. “A las niñas les importa mucho la pertenencia al grupo y cumplir las expectativas de profesorado y familia. Se normaliza que vayan bien”, apunta. De ahí lo relevante de la detección precoz, pero también porque de 6 a 9 años es el momento “perfecto” para trabajar estas potencialidades.

Compartir el artículo

stats