Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta tendrá que devolver a Hacienda 68 millones del plan de rescate a autónomos

Desde el primer momento, la Xunta había alertado que las condiciones del plan de rescate a autónomos diseñado por el Gobierno central iba a tener poco éxito dadas las exigentes condiciones que imponía para permitir que las ayudas –destinadas a saldar deudas– llegaran a las empresas. El Estado transfirió a Galicia 234,4 millones de euros para que el Ejecutivo autonómico se encargara de gestionar el programa y con la obligación de, una vez expirada la vigencia del plan, devolver los fondos no gastados a las arcas nacionales. Concluido el plazo en diciembre, la Administración autonómica ha hecho llegar 166 millones de euros a los autónomos en ayudas, por lo que tendrá que reintegrar a Hacienda 68 millones de euros, el 30% del importe global.

Las cifras las aportó ayer la conselleira de Emprego, María Jesús Lorenzana, en el pleno del Parlamento. No obstante, no se resiste a perder esos fondos. Por ello, la pasada semana envió sendas cartas a la vicepresidenta primera y titular de la cartera de Economía, Nadia Calviño, y a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, solicitando la reasignación a Galicia de esos 68 millones que quedaron sin ejecutar con el objetivo de que puedan ser repartidos en su totalidad entre las empresas gallegas durante este año, pero con unas nuevas condiciones fijadas por la Xunta.

Inicialmente, los beneficiarios de este rescate –diseñado para paliar los efectos del descenso de actividad provocado por la pandemia– solo podían destinar las ayudas a satisfacer deudas reconocidas, financieras o no. La primera convocatoria apenas obtuvo respuesta, tanto por el destino limitado de las subvenciones como por la alta carga burocrática de la tramitación, por lo que el Gobierno modificó hasta en tres ocasiones las condiciones para intentar llegar a un mayor número de empresas. Al final las ayudas se podían destinar también a cubrir costes fijos, lo que junto con otros cambios permitió una mejor respuesta de los potenciales beneficiarios.

Pero aún así, “los requisitos difíciles de cumplir y una sobrecarga burocrática provocó que solo se recibieran 15.061 solicitudes y que quedaran sin ejecutar el 30% de los fondos”, lamentó Lorenzana en el pleno del Parlamento ante una pregunta formulada por el PP.

Añadió que esas 15.000 empresas que solicitaron las ayudas acreditaron pérdidas por 2.000 millones de euros, lo que da más fuerza a la reivindicación de que se queden en Galicia los 68 millones que se tendrán que devolver a Hacienda.

La conselleira, en todo caso, sostuvo que Galicia es de las comunidades autónomas con mayor grado de ejecución del plan de rescate del Estado y que si se hace una extrapolación al resto del país, resultaría que de los 5.000 millones de euros asignados a este programa, el Gobierno central recuperarían al final unos 2.000.

Luis Álvarez XOAN ALVAREZ

Luis Álvarez se estrena como portavoz del PSdeG


Luis Álvarez se estrenó ayer como nuevo portavoz parlamentario del PSdeG en sesión plenaria. Lo hizo en el cara a cara con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y eligió como tema los fondos europeos, para reivindicar la gestión del Gobierno central y poner en duda la capacidad del Ejecutivo autonómico de usarlos “eficazmente”.

Con algún titubeo en la voz, afeó la “estrategia” del PP de cuestionar la gestión de los fondos comunitarios y advirtió de que ha quedado “desmontada” por Bruselas. Además, centró el foco en la gestión de la Xunta, ya que, según remarcó, Galicia fue “la sexta comunidad que más fondos europeos ha recibido” pero solo solo ejecutó “menos de la mitad de los fondos para empleo en 2020”.

El portavoz socialista puso en cuestión la “capacidad” del Ejecutivo gallego, al que exigió “garantías” de que van a emplear los fondos europeos “de forma objetiva, transparente y con estricto control parlamentario”.

Enfrente se encontró con un presidente gallego que, tras tener unas palabras de recuerdo para Gonzalo Caballero, que se ha aislado y no ha acudido al Parlamento en este pleno tras el positivo en COVID de su hijo mayor, ironizó con que hacer “seguidismo” al Ejecutivo central solo sirvió a la anterior directiva socialista para seguir “en la oposición”.

Feijóo esgrimió que solo podrá haber puntos de “acuerdo, diálogo y consenso” si el PSdeG renuncia al “seguidismo” del Gobierno central y apuesta por “defender los intereses de Galicia”. “Pero si renuncia a acompañarnos en la defensa de Galicia y el BNG sigue como socio permanente del PSOE, comprenderá que el PPdeG y la Xunta son más necesarios que nunca en defensa de los intereses de Galicia”, enfatizó.

Compartir el artículo

stats