Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas extiende los cribados de cáncer de cérvix tras detectar un 5% positivos en un programa piloto

Una niña es vacunada contra el VPH, que provoca cáncer de cervix.

La Xunta extenderá los cribados de cáncer de cérvix –o cuello de útero– a más de 600.000 mujeres de entre 35 y 65 años de forma protocolaria, tal y como hoy en día se hace ya con el cáncer de mama o el de colon. Los resultados del primer programa piloto que se puso en marcha este año en un área sanitaria gallega, con 3.000 mujeres de muestra, arrojaron una incidencia del 5% de positivos: células con virus del papiloma humano (VPH) que se consideran posibles ‘premalignas’, ya que este virus es la principal causa del cáncer de cérvix.

Con casi dos millares de resultados sobre la mesa, el Sergas extenderá el próximo año este cribado a dos áreas sanitarias gallegas. La previsión es que en 2023 se amplíen a otras dos –aún por estimar cuáles– y que en 2024 el sistema esté totalmente implantado en Galicia, según asegura desde Salud Pública del Sergas, Ángel Amorín. “Son programas ofertados a una población diana pero que tienen un impacto en la reducción de la mortalidad y su incidencia”.

La importancia de la detección precoz se pone de manifiesto en los índices de supervivencia. Así, “el 60% de las personas invitadas” a este proyecto piloto realizado en la zona central de Lugo hasta la fecha, “han participado”, explica el responsable.

El cáncer de cuello uterino es causado mayoritariamente por el VPH. Este virus se contagia por contacto sexual y, aunque el cuerpo de la mayoría de las mujeres es capaz de combatir la infección, algunas veces, el virus conduce a un cáncer. Con solo una muestra de células extraída en el domicilio, la paciente puede detectar un cáncer en estadio inicial y detener su avance o incluso prevenirlo. Luego, una vez esté totalmente implantado el sistema, as mujeres deberán realizar el cribado una vez cada cinco años.

Aún queda por decidir cuál será el sistema de muestras que se pone en marcha entre el conjunto de la población ‘diana’ en Galicia cuando el programa se amplíe. Actualmente conviven tres fórmulas de participación: con una automuestra, que se recoge en casa y luego se deja en el centro de salud –de forma similar a lo que ocurre actualmente con las pruebas de cribado de cáncer de colon–; o a través de una cita directa con la matrona, en la que ella misma toma la muestra; o bien invitando a participar a las pacientes, que eligen por sí mismas cuál es la forma en la que quieren que se le tomen las muestras.

En el caso de que una consulta arroje resultado positivo en VHC, se procederá a hacer una citología para confirmar la lesión Así se analizará en qué estado se encuentra. Actualmente y con resultados de 1.600 participantes, el índice de positividad ronda el 5%.

La diferencia radica en que si esa muestra la recogió la matrona ya valdría para su análisis, en caso contrario, deberá de realizar una nueva prueba. “En 2024 va a quedar instalado como un sistema de cribado más”, defendió Ángel Amorín que quiso destacar la mejora del pronóstico tras detectar el cáncer en estado inicial.

Hay más de 200 tipos de VPH, pero solo unos pocos se consideran de alto riesgo y son los que pueden ocasionar el cáncer de cérvix. La infección por el VPH se adquiere a través de las relaciones sexuales y también se puede transmitir a través del contacto de las zonas genitales, por lo que el uso del preservativo reduce el riesgo de transmisión pero no lo elimina. No hay forma de saber con exactitud cuando se adquirió la infección por el VPH o quien se lo transmitió, porque una persona puede tener el VPH durante muchos años antes de que se detecte. La realización de la prueba de detección precoz del cáncer de cérvix se aconseja a todas las mujeres de 35 hasta los 65 años y aunque fueran vacunadas, dado que la vacuna no protege frente a todos los tipos de VPH.

La inversión anual en programas de cribado de la Xunta fue de 5,7 millones de euros en 2019. Hasta la fecha, había dos programas dirigidos específicamente a la detección temprana de cáncer de mama y colorrectal. Sanidade había invitado a toda la población diana de 50 a 69 años –cerca de 700.000 personas–a participar hace dos años en el colorrectal.

Alrededor del 65% de los tumores detectados en ese programa fueron estadíos precoces (48% en estadío 1 y 18% en estadío 2). Y en las cerca de 11.000 colonoscopias realizadas derivadas de los test positivos entregados, se detectaron 600 personas con cáncer invasivo.

Saber cuánto ha caído la tasa de mortalidad en Galicia en la franja de población vacunada o ayudar a los profesionales a diagnosticar un cáncer de mama analizando imágenes radiológicas o de anatomía patológica son solo algunas de las iniciativas que ya están en marcha en Galicia gracias a esa plataforma y al uso de programas de inteligencia artificial en el seno de Sanidade. Esa línea prosigue tras el contrato por parte de la Xunta del análisis, desarrollo, soporte, mantenimiento y evolución del almacén de información analítica de Sanidade.

Ampliarán el programa Focus, que rastrea casos de hepatitis C que no siguen tratamiento

El ‘Programa Focus’ para la detección de la hepatitis C también se extenderá, ya que en la actualidad se aplica en el área sanitaria de Pontevedra. Se trata de un sistema de cribado que usa grandes bases de datos del sistema sanitario y, a través de programas de inteligencia artificial, detecta pacientes diagnosticados con esta dolencia que no están a tratamiento. El programa se enmarca dentro de la estrategia nacional de eliminación de la hepatitis C; es un programa de salud pública que desarrolla Gilead en EE UU desde 2010 y que posibilita sistematizar la detección de estas infecciones al integrar en el circuito clínico rutinario las pruebas de cribado del VIH y la Hepatitis C con otras pruebas.

Compartir el artículo

stats