Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alianza de mínimos entre Feijóo y Moreno ante la financiación autonómica

Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo Efe

Mientras esperan a que el Gobierno central muestre sus cartas sobre la reforma de la financiación autonómica y las cite para iniciar la negociación, las comunidades se mueven por su cuenta para ir tomando posiciones. Ayer le tocó el turno a Galicia y Andalucía. Sus respectivos presidentes, Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreno, ambos del PP, firmaron una declaración institucional de mínimos en la que “urgen” el inicio de las conversaciones y que estas sean “multilaterales”, expresando su rechazo a discusiones bilaterales entre Moncloa y “alguna comunidad”, en referencia a Cataluña. Pero no fueron más allá, evitando intencionadamente profundizar en los criterios específicos que demanda cada territorio, dado que los gallegos y los andaluces no son coincidentes.

Andalucía apuesta por un sistema en el que el principal criterio de reparto sea la población. Postura que comparte con Valencia y Murcia y con cuyos presidentes se reunió hace poco Moreno. Y Galicia defiende que se tengan en cuenta los costes sanitarios y de educación derivados a una población envejecida y dispersa. Esta idea es compartida por otras siete autonomías que iban a reunirse el 2 de noviembre en Galicia para acordar una propuesta común.

Amago de cancelación

Pero esta reunión estuvo a punto de irse al traste dado que las comunidades del PSOE recelaban de las intenciones de Feijóo, que en el mismo día que anunció la cumbre para el 2 de noviembre, en el Debate sobre el Estado de la Autonomía, aprovechó para cargar contra el Gobierno central y su sumisión a los intereses de Cataluña para definir el nuevo modelo de financiación.

Las autonomías socialistas, por presiones del Gobierno y del PSOE, amenazaron con no acudir y pidieron tiempo para fijar su postura propia. Finalmente, la reunión será en Galicia el 23 de noviembre, como anunció ayer el presidente de Asturias, Adrián Barbón, advirtiendo que “no será un frente contra nadie”.

Acuerdo básico

En este contexto, Feijóo acordó con Moreno en Sevilla una declaración de mínimos en la que escapan de toda discrepancia. Solo hablan de la financiación autonómica en un punto de los catorce de que dispone la declaración institucional firmada. Coinciden en reclamar una negociación, “sin demora”, entre las comunidades, sin diálogos bilaterales, que corrija los déficits del actual sistema, se dote con más recursos, evalúe el gasto sanitario (sin más) y garantice unos servicios equitativos a todos los españoles.

“No vamos contra nadie, solo podríamos ir contra los que no quieren dialogar”, quiso dejar claro Núñez Feijóo.

Otro asunto que los dos presidentes abordaron en la reunión fue la necesidad de que el Gobierno central cuente con las comunidades en el reparto de los fondos europeos Next Generation. En la declaración, se pide que el que el Gobierno central practique una “verdadera cogobernanza en el reparto de los fondos”, así como que defina criterios estables y objetivos para la selección de proyectos y mayor concreción y certidumbre en las indicaciones que se están trasladando a las comunidades, además de acelerar y facilitar la gestión de estos.

También abogaron por impulsar la Ruta de la Plata para el Xacobeo. De hecho, inauguraron un mojón sobre este Camino de Santiago.

Compartir el artículo

stats