Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incentivos para instalar el contenedor marrón: el tiempo se acaba

Varios puntos para depositar residuos en el centro de Vilagarcía de Arousa. | // IÑAKI ABELLA

Galicia dispone de poco menos de dos años para adaptarse a la normativa europea e implantar la recogida selectiva de residuos orgánicos para destinarlos a fabricar compost y fomentar así el cuidado del medio ambiente. Para contribuir a que los concellos se adapten a este nuevo sistema, que incluirá la implantación de un nuevo contenedor de color marrón en las calles, la Xunta ofrecerá ayudas que suman 13,5 millones de euros en 2022, de los más de 60 que dedicará a esta materia.

El 31 de diciembre de 2023 finaliza el plazo fijado por la Unión Europea para implantar ese quinto contenedor. La Xunta alega que ya ha puesto en marcha un complemento en la red de infraestructuras para adaptarse, con tres plantas que construirá Sogama, además de la ya operativa en Cerceda, y por otras 13 en proyecto.

Sin embargo, tras el primer año y medio de funcionamiento de la nueva central de compostaje ubicada en el complejo de Sogama, en Cerceda, solo tres de los 18 municipios a los que podría dar servicio están enviando sus biorresiduos a esta planta, lo que ilustra el lento ritmo de adaptación. El año pasado llegaron a ese complejo 242 toneladas de materia orgánica, cuando la capacidad de tratamiento de estas instalaciones es de 15.000 toneladas anuales.

El Consello de la Xunta abordó ayer la estrategia gallega de biorresiduos en su reunión de ayer. Se trata de un compendio de ayudas que pretende contribuir a facilitar el tránsito a un nuevo sistema de aprovechamiento de la basura orgánica. En la actualidad, la mayor parte se envía a Sogama para su incineración.

Para la construcción de las nuevas plantas, el Ejecutivo gallego destinará 38,6 millones de euros, con los que pretende tejer una red que permita a la “gran mayoría” de ciudadanos disponer de una infraestructura de este tipo a menos de 50 kilómetros de su domicilio.

También se habilitarán subvenciones por un valor total de 2,2 millones para instalar puntos de recogida de residuos especiales, como aceites, electrodomésticos o aparatos eléctricos, según expuso ayer mediante un comunicado el Ejecutivo tras su reunión semanal ordinaria.

Además, destinará otros 3,5 millones para ayudar a construir puntos limpios a los 79 concellos que carecen de este servicio.

Compartir el artículo

stats