Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidade primará al sexo con menos presencia si hay empate en una oposición

Aspirantes a una plaza en el Sergas en un concurso oposición en Silleda. Bernabé/Ana Agra

Establecerá una discriminación positiva para categorías donde existan al menos 20 puntos de diferencia entre géneros

Algo más de 700 personas se presentaron el pasado domingo a las pruebas del concurso oposición de la Consellería de Sanidade para acceder a una plaza de facultativo especialista en obstetricia y ginecología, psicología clínica, médico de urgencias y técnico superior de radioterapia. La demanda para lograr un puesto estable y fijo es enorme en la administración y unas décimas pueden decidir el destino de un opositor. Este departamento, sin embargo, quiere introducir un criterio corrector para fomentar la igualdad. En casos de empate a puntuación, primará al sexo infrarrepresentado si en la categoría con el empleo en disputa existe una brecha de género, es decir, 20 puntos de diferencia entre la presencia de hombres y mujeres. Ahora, en estas situaciones, se falla la plaza a favor del aspirante con mayor edad.

Así consta en el primer plan de igualdad elaborado por el Servizo Galego de Saúde (Sergas), cuya aplicación comenzará este año y finalizará en 2024. De esta manera, hará suya, aunque con matices, una recomendación de la Secretaría Xeral de Igualdade, que hace dos años planteó la necesidad de primar a la mujer en el acceso a empleos públicos masculinizados, como adelantó este diario.

Sanidade recoge el guante, pero sin ceñir la discriminación positiva a la mujer, que copa el 77% de los 37.170 puestos de esta consellería entre sanitarios y no sanitarios, según los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE) correspondiente a junio del año pasado: 28.809 mujeres frente a 8.361 hombres. El motivo de esta medida radica en “integrar la perspectiva de género en el acceso al empleo público” en aquellos grupos, especialidad o categoría donde existe una diferencia de 20 puntos entre hombres y mujeres, según consta en el documento.

La sanidad es un servicio eminentemente feminizado, “con paridad” en los puestos de dirección strictu sensu, aunque el propio Sergas admite en su plan que existe “una segregación vertical por mayor representación de los hombres en los puestos de responsabilidad, especialmente en lo que respecta al personal facultativo”. A pesar de ello, matiza que “es uno de los puestos en los que la brecha de género más se redujo en los últimos años”.

En este punto, también constata, empleando datos de 2018, la existencia de una brecha salarial de género en categorías como administrativo, médico de familia, celador o cocinero, aunque “menor que la del conjunto de la población española trabajadora”. Atribuye esta situación a los complementos vinculados, por ejemplo, a los puestos de jefatura o dedicaciones exclusivas.

Estudiará crear guarderías en los centros médicos

Sanidade quiere facilitar las tareas de conciliación laboral para fomentar la igualdad entre su plantilla, con medidas, además, exigidas ya por la justicia, como mantener el salario de una embarazada teniendo en cuenta sus pluses por guardias cuando está de baja.

En el terreno de estudio sitúa una reclamación del sindicato de enfermería Satse, consistente construir guarderías en “las áreas sanitarias pendientes de implantación a nivel hospitalario” para que los trabajadores puedan llevar allí a sus hijos menores de tres años, si bien condiciona la medida a las necesidades de la plantilla y el índice de natalidad.

El servicio sanitario también pretende blindar el derecho al descanso de su plantilla, que lleva años reclamando refuerzos ante la falta de medios suficientes. Por poner cifras, por primera vez la mitad de los facultativos gallegos supera los 55 años y 1.800 están a punto de jubilarse.

Analizará qué medidas aplicar para “garantizar la desconexión digital fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido”, es decir, evitar llamadas o comunicaciones a sus empleados cuando están de vacaciones o permiso.

También prevé aplicar criterios de desempate basados en la conciliación –bajas de paternidad o maternidad, permiso por cuidado de menores, reducción de jornada, excedencias...– para decidir procesos de movilidad interna cuando existan empates. Su objetivo pasa por “promover el ejercicio de los derechos de conciliación sin menoscabo del desarrollo profesional”, apunta el I Plan de Igualdad del Sergas.

Las claves

  • Un 77% de mujeres en la sanidad

    Sanidade cuenta con 37.170 empleados sanitarios y no sanitarios, de los que el 77% son mujeres (28.809) y el 23% hombres (8.361).

  • Más permisos por cuidado de ellas

    El Plan de Igualdad del Sergas detecta que son las mujeres las que más permisos piden por enfermedad de un familiar o cuidado de hijos.

  • Brecha salarial por complementos

    Existe brecha salarial de género vinculada a los pluses por jefaturas, dedicaciones exclusivas o mayor antigüedad, según Sanidade.

Compartir el artículo

stats