DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontevedra, la provincia gallega más afectada por los "megaincendios"

Incendio

Incendio

Los incendios forestales que se registran en Galicia siempre han tenido más presencia en la provincia de Ourense. Parece una tierra abonada a sufrir los embates de las llamas año tras año, con las mayores cifras de fuegos y hectáreas quemadas de la comunidad. Sin embargo, es en la provincia de Pontevedra donde los grandes incendios forestales –aquellos que superan las 500 hectáreas– causan, y con diferencia, mayor impacto. Casi el 63% de toda la superficie arrasada por las llamas entre los años 2011 y 2020 en esta provincia se debe en exclusiva a la acción de estos grandes fuegos: consumieron 25.559 hectáreas de las 40.631 calcinadas en total en la última década.

Este hecho merece un epígrafe especial en el plan de lucha contra los incendios (Pladiga) de la Xunta para este año, dado que la incidencia en Pontevedra de los fuegos de grandes dimensiones no tiene parangón, ni siquiera con la provincia de Ourense.

¿Qué es lo que ha pasado? La Consellería do Medio Rural apunta que en los dos años más conflictivos de la década, en 2011 y 2017, gran parte de los incendios se produjeron avanzado ya el mes de octubre, en el ocaso del periodo contemplado de como de alto riesgo, pero con la particularidad de que esos años se registraron prolongadas sequías que llegaron hasta el otoño, por lo que el monte estaba más seco de lo normal. A eso se unió que se produjeron condiciones meteorológicas adversas, como vientos constantes y fuertes, que facilitaron la aparición de numerosos fuegos en un corto periodo de tiempo, lo que elevó la dificultad en las labores de extinción y que algunos focos se volvieran incontrolables.

Octubre negro de 2017

Como referencia, en octubre de 2017, en solo dos días ardieron 49.000 hectáreas en la comunidad autónoma, de las que 20.000 correspondieron a la provincia de Pontevedra.

El estudio realizado en el Pladiga abarca con detalle la última década porque desde 2010 Medio Rural dispone de una base de datos completa con la geolocalización y dimensiones de todos los fuegos.

En este periodo, en Pontevedra se produjeron once grandes fuegos que entre ellos solos calcinaron 25.559 hectáreas. La superficie media afectada fue, por cada siniestro, de 2.325 hectáreas, superando ampliamente los registros de las demás provincias: 1.405 en Ourense, 1.128 en Lugo,1.056 en A Coruña y 1.507 en toda Galicia.

Singularidad pontevedresa

Merece atención en el caso de Pontevedra que el 62,91% de la superficie quemada en el periodo estudiado corresponde a grandes incendios y además llama la atención la diferencia notable de la superficie media de los grandes incendios para esta provincia, incluso en comparación con la media para Ourense, que es sensiblemente menor”, destaca la Consellería do Medio Rural.

Aunque en Ourense se produjeron más incendios de todos los tipos, el impacto de los de grandes dimensiones es inferior: sus 42 siniestros que quemaron 59.019 hectáreas supusieron el 48% de todo el monte calcinado en la década (122.252 hectáreas).

En la provincia de A Coruña se registraron siete grandes fuegos cuya superficie afectada (7.395 hectáreas) se quedó por debajo del 33% del total (22.650 ha) y en en la Lugo apenas supusieron el 21%.

Nueva tipología de incendio

Este tipo de incendios irá cada vez a más, en otras causas, debido al cambio climático, si bien detrás de cada fuego siempre existe un importante componente humano. Las proyecciones elaboradas por instituciones privadas y públicas apuntan a un aumento de las temperaturas medias y menos lluvias, además de sequías más intensas y prolongadas, que provocarán una mayor inflamabilidad de la biomasa. Además, como ya quedó patente en la ola de octubre de 2017, se prodiga una nueva tipología de incendio, más virulentos y próximos a los núcleos urbanos, debido al abandono de las tareas agrícolas y a la profusión de maleza incluso en los entornos de las ciudades.

En la última década se registraron casi 28.000 incendios en Galicia que quemaron más de 207.000 hectáreas, de las que más de la mitad corresponden a la provincia de Ourense (122.252 ha), el triple que en Pontevedra.

Con respecto al pasado año, ardieron 14.837,90 hectáreas en incendios forestales, de las que algo menos de 2.000 eran arboladas y el resto, casi 13.000, de monte raso. Son casi el triple que las registradas en 2018 y 2019, pero bastante inferiores a las de ejercicios anteriores. Por ejemplo en 2017, con 62.000 hectáreas, de las que 49.000 ardieron en un fin de semana de octubre. También se quemó más monte en los años 2016, 2013, 2012 y 2011. El número total de focos rebasó por poco los 1.500, siendo el cuarto año de la década en que la cifra está por debajo de los 2.000. Números muy alejados de los alcanzados en 2011, con 6.342 incendios registrados ese año.

Compartir el artículo

stats