Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El miedo a las multas eleva los perros peligrosos censados al borde de los 20.000

Dos perros en el interior de una propiedad en Pontevedra.

Dos perros en el interior de una propiedad en Pontevedra. Gustavo Santos

El miedo a una sanción de entre 501 y 5.000 euros ha disparado los perros “potencialmente peligrosos” registrados en el censo gallego, que se acercan ya a la barrera de los 20.000.

Las sanciones batieron su récord el año pasado con 287 | No inscribir al animal en el registro obligatorio supone al menos 500 euros

En 2018, entró en vigor la Lei de Benestar Animal se estableció la obligatoriedad de identificar a los canes considerados de riesgo en un registro autonómico, así como colocar chips al resto de mascotas. Desde entonces, ese listado no ha cesado de aumentar hasta alcanzar los 19.454 al cierre del año pasado. Son casi 5.100 más que hace tres años.

Las sanciones, de hecho, batieron el año pasado, coincidiendo con la pandemia, el registro histórico desde la entrada en vigor de la nueva normativa. En 2018, se impusieron 119 multas vinculadas a las reglas de perros “potencialmente peligrosos”, por 280 de 2019 y 287 del año pasado, según los datos actualizados de la Consellería de Medio Ambiente.

  • Perros potencialmente peligrosos, pero con carné

    La Lei de Benestar animal penaliza con al menos 501 euros el no inscribir mascotas si es obligatorio

La mayor parte de infracciones son graves y se refieren a dejar suelto al animal o llevarlo sin correa, incumplir la obligación de identificarlo o haberlo inscrito en el registro o pasear con él sin bozal, aunque también existieron casos muy graves (de 5.001 a 30.000 euros) por carecer de la obligatoria licencia para este tipo de perros.

La legislación considera razas “potencialmente peligrosas” a aquellas que “puedan causar la muerte o provocar lesiones a las personas u otros animales, o producir daños de cierta entidad a las cosas”. En esta categoría, de la que discrepan colectivos animalistas como Libera!, se encuadran las razas american stafforshire terrier, pit bull terrier, bullmastif, dobermann, dogo argentino, dogo de Burdeos, dogo del Tíbet, fila brasileño, mastín napolitano, presa canario, presa mallorquín (ca de bou), rottweiler, bull terrier, staffordshire bull terrier, tosa inu y akita inu, así como aquellos animales “entrenados para la guarda y defensa”, según la normativa.

El año pasado se impusieron 98 sanciones en la provincia de Pontevedra tras la apertura de 119 expedientes, por las 61 de Ourense (75), las 37 de Lugo (41) y las 91 de A Coruña (111), según Medio Ambiente.

El Eje Atlántico concentra más del 80% de los perros de riesgo. En Pontevedra están censados 7.845 por los 8.317 de A Coruña, mientras que en Lugo con 1.810 y en Ourense, 1.482, según los últimos datos de la Xunta correspondientes a mediados de mes.

En 2018 y 2019 se abrieron en total 255 expedientes por infracciones leves, que derivaron en 218 multas por 21.800 euros. En el caso de las graves, los casos fueron 271, de los que fueron castigados 266 por una suma de 133.266 euros. Además, en 2019 se inhabilitó a una persona para tener animales de compañía durante un año.

Compartir el artículo

stats