Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portugal pone plazos al inicio de las obras del AVE Vigo-Oporto

Alberto Núñez Feijóo con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, ayer, en Lisboa. |   // EFE

Alberto Núñez Feijóo con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, ayer, en Lisboa. | // EFE

“Solo por esta confirmación ha merecido la pena el viaje a Lisboa”. Esta frase resume la satisfacción por la reunión que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantuvo con el primer ministro luso, Antonio Costa, en la que la conexión ferroviaria por alta velocidad entre Galicia y Oporto se constituyó en el eje central del encuentro. Costa confirmó a Feijóo que la construcción de esta línea de AVE, frente a la comunicación con Madrid, es la prioridad para Portugal y además puso plazos concretos al inicio de las obras. El nuevo corredor empezará por el tramo entre Braga y la frontera con Galicia “a partir del año 2025” y su presupuesto es de unos 900 millones de euros, para lo que se cuenta con la aportación de fondos europeos.

Esta apuesta de Portugal por un tren de altas prestaciones entre Vigo y Oporto, con velocidades de entre 220 y 250 kilómetros por hora, tiene además otra lectura para Feijóo, que no es otra que la de “obligar” al Gobierno español a mover ficha y actuar con dos claras prioridades para dar continuidad al proyecto portugués: la salida sur de Vigo –que costará unos 500 millones de euros–, para que los trenes no tengan que retroceder hasta Redondela para proseguir el trayecto hasta Portugal, y construir una nueva línea entre Vigo y Tui –unos 30 kilómetros– para completar el trazado.

Antes de su reunión con Antonio Costa, el titular de la Xunta había mantenido otra con el presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que también le había trasladado que la conexión entre Oporto y Vigo “ya no tiene marcha atrás”.

Nada dijo Feijóo de cuándo estarán terminadas las obras, más allá de aludir a concluirlas en los plazos del nuevo periodo de los fondos europeos, que se sitúan en el horizonte del año 2030. Pero sí agradeció repetidas veces que la conexión con Galicia sea una prioridad y que además se empezara por el tramo de Braga a la frontera, “con independencia de las mejoras” que se puedan introducir en el trazado entre Braga y Oporto, como adecuación de las vías y de las curvas.

“Este proyecto va a unir todo el Eje Atlántico desde Lisboa hasta A Coruña y será un eje vertebrador de una gran área”, destacó Feijóo. Cuando se terminen las obras, los trayectos entre Vigo y Oporto quedarán reducidos a 55 minutos, que será de tres horas con Lisboa.

Conexión por A Gudiña

Sobre la mesa con el primer ministro luso, el presidente de la Xunta planteó la propuesta de los alcaldes de la zona de A Gudiña para mejorar las comunicaciones por carretera para aprovechar al AVE Galicia-Madrid, si bien el dirigente portugués le respondió que su prioridad mira a Puebla de Sanabria (Zamora) como acceso al tren de alta velocidad con la capital española, aunque se comprometió a valorar la opción por A Gudiña para evaluar su impacto y viabilidad.

En el encuentro, además, el presidente de la Xunta informó al primer ministro luso de los proyectos de Galicia para optar a los fondos europeos Next Generation –más de 300 por un importe superior a los 20.000 millones de euros–, especialmente los referidos a la energía y la automoción. “Portugal y Galicia son un polo ibérico de la automoción muy importante”, señaló para considerar que “las reservas de litio” en ambas regiones “son muy importantes” por lo que se puede “reflexionar” sobre las sinergias que se pueden hacer en este ámbito. Pero no fue más allá en esta materia.

Además, Feijóo recordó que Galicia y Portugal consiguieron en las últimas convocatorias del programa de cooperación transfronteriza Poctep “130 millones”. “Y estamos preparando y cerrando las nuevas propuestas de financiación transfronteriza”, manifestó.

Ambos dirigentes políticos también abordaron la oportunidad de reactivación para el turismo que supone el Xacobeo.

El presidente de Portugal hará una etapa del Camino en agosto


El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, trasladó ayer a Feijóo su intención de recorrer en agosto una etapa del Camino de Santiago, durante un encuentro en Lisboa que les permitió redoblar la apuesta conjunta por el turismo en el Xacobeo. “Si bien ya hizo el Camino en dos ocasiones, estamos más que satisfechos ante el compromiso del presidente de la República y poder contar así con un peregrino especial”, dijo Feijóo tras la reunión. “Los dos caminos portugueses son ya el segundo itinerario más importante de flujo de peregrinos y de turistas que llegan a Compostela”, solo superados por el camino francés, apuntó. “Estamos ya con el 25% de peregrinos que hacen esos dos caminos. Es el camino con más aumento de peregrinos en el año precovid y para Portugal es una opción para recibir todo el turismo internacional y llevarlo por los caminos portugueses hasta Tui y desdoblarse”, insistió Feijóo. La misma invitación se la cursó posteriormente a Antonio Costa, si bien este indicó que tal vez en 2022 tuviera más disponibilidad en su agenda para recorrer alguna etapa del Camino.

Compartir el artículo

stats