La Xunta ha trasladado a Endesa dos propuestas de multas por casi un millón de euros por la turbidez de las aguas en su embalse en el río Eume el pasado año. Una multa es de 600.000 euros por rebajar el caudal ecológico, lo que acabó provocando turbidez del agua y dañando la potabilizadora de Pontedeume. La segunda sanción, de 350.000 euros, es por modificar el régimen de explotación sin autorización administrativa. La Xunta también le requiere que aporte otro millón como indemnización por la potabilizadora.