Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de la mitad de los MIR rechazan los contratos del Sergas para trabajar en los centros de salud

El conselleiro de Sanidade aplica maniobras de reanimación a un maniquí en un taller en la Plaza do Obradoiro. Xoán Álvarez

Pese al acuciante déficit de médicos de familia, la Consellería de Sanidade no logra retener en Atención Primaria a más de la mitad de los residentes que finalizan el MIR. El 60 por ciento se marchan. Desde 2019 les ofrece un contrato estable de hasta tres años de duración con una retribución de 62.000 euros anuales. Sin embargo, de los más de 70 facultativos que terminan ahora su formación, únicamente 30 se quedarán en los centros de salud. Otros 28 prefieren irse a Urgencias, uno se integrará en el servicio de hospitalización a domicilio (HADO) y otro se incorporará al 061. El resto, más de una decena dejarán de trabajar para el Sergas, bien porque no les interesa continuar con la medicina o porque buscan mejores oportunidades.

Estos son los datos aportados por la Consellería de Sanidade a los colegios médicos gallegos, que lamentan las carencias de personal de la Atención Primaria. “Son muy pocos los MIR que se quedan. No llegan para cubrir el déficit de puestos”, lamenta el presidente del Consello Galego de Colegios Médicos, Isidro Lago. “Tienen que hacer más apetitosas las plazas. A los nuevos médicos les resulta más atractivo el hospital. Se trabaja más en equipo mientras que en los centros de salud se está en soledad peleándose cada vez que hay que pedir una prueba para un paciente”, explica.

"Tienen que hacer más apetitosas las plazas de Atención Primaria

decoration

La sobrecarga que sufre Atención Primaria es un factor que también pesa en la decisión de los MIR de marcharse a otros servicios. “En Urgencias, de adjunto, se gana más dinero. Si haces más horas, te las pagan aparte y como es un trabajo duro te permiten no tener que estar todos los días en el hospital; tienes tus días de libranza”, explica el secretario del Consello Gallego de Colegios Médicos, Jorge Nogueira.

Condiciones

El contrato que ofrece el Sergas a los MIR obliga a realizar dos guardias al mes en un PAC, pero les obliga, según habían denunciado los sindicatos, a moverse de un centro de salud a otro en función de las necesidades.

Según explican los colegios médicos, además de los residentes que deciden irse a otros servicios hay una parte que incluso renuncia a la medicina. “Alguno dijo: esto no es para mí”, explica Nogueira. Y otro de los MIR que finaliza ahora en mayo su formación se va a una orquesta, según confesó Isidro Lago.

Reunión con Sanidade

Los presidentes de los colegios médicos mantuvieron el pasado sábado un encuentro con el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, el gerente del Sergas, José Flores, y el director de Asistencia Sanitaria, Jorge Aboal. En esta reunión abordaron precisamente las carencias de Atención Primaria.

El conselleiro les trasladó que la Xunta reclamará al Gobierno una convocatoria extraordinaria de MIR de Familia. “Hay 6.000 médicos en España que no tienen la especialidad”, lamentó Jorge Nogueira. Los colegios médicos mostraron su apoyo a la propuesta de Sanidade.

“Hay 6.000 médicos en España que no tienen la especialidad

decoration

El conflicto abierto en 2019 por las graves carencias en Atención Primaria y que tuvo su punto álgido en la dimisión en bloque de una veintena de jefes de servicio del área de Vigo, terminó encauzándose cuando Xunta y representantes de Atención Primaria pactaron un plan de mejoras. Sin embargo, tras estallar la pandemia, las reformas quedaron en stand by, al tiempo que se agravaron los problemas que arrastraban los centros de salud.

A la sobrecarga que sufren se añade ahora, según denuncian los colegios médicos, ”la falsa opinión negativa” que se ha generado en la ciudadanía sobre el funcionamiento de la Atención Primaria debido a que la mayoría de las consultas se atienden telefónicamente. Esta situación que, según recalcan, no depende de ellos sino que ha sido una imposición de la Consellería de Sanidade, ha llegado incluso a causar malestar entre sus compañeros de Urgencias, que denunciaron un aumento de la llegada de pacientes al área de emergencias ante las dificultades para conseguir cita con el médico de familia.

Devolución de llamadas

De ahí, que los colegios médicos exijan ahora a la Xunta acelerar la reforma de Atención Primaria recuperando el cronograma propuesto en 2019. De manera urgente, antes del 31 de diciembre, piden “dignificar las condiciones de trabajo” del personal de los centros de salud o corregir “la sobredemanda” que sufren.

La Consellería de Sanidade defiende que no se ha frenado el plan para mejorar la Atención Primaria. Y, de hecho, explican que están cambiando el sistema de acceso telefónico a los centros de salud para introducir un sistema de reconocimiento de llamadas que permita devolverlas “en un corto periodo de tiempo”.

También están trabajando con los equipos directivos de Atención Primaria en varios aspectos para “optimizar el funcionamiento de este nivel asistencial”, según explican desde Sanidade. Así, se establecerá un sistema de clasificación de la demanda adaptado a cada centro y se diseñarán nuevas agendas que permitan una mejor atención al paciente “con más calidad y eficiencia”.

El PSdeG propone contratar a 5.000 sanitarios

El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, propuso ayer a la Xunta que contrate a alrededor de 5.000 profesionales sanitarios a lo largo de esta legislatura para afianzar el sistema público de salud tras la pandemia de COVID-19. En su opinión, la estrategia de vacunación sigue adelante con “magníficos resultados” y afirmó que se debe “mantener esa apuesta” con un plan de contratación ambiciosa que permita mejorar la asistencia dada en la sanidad pública y especialmente en la Atención Primaria.

En Galicia, según denunció, la Xunta “ha castigado de forma continua a los ciudadanos y también a los trabajadores” de ese servicio con recortes desde antes de la pandemia y ello provoca que se esté derivando de un sistema presencial “a un sistema de vía telefónica que evita el contacto con los pacientes”. Para revertir esta tendencia, Caballero reiteró que la Xunta debe ofrecer contratos estables que permitan romper el “círculo de debilitamiento” en el que está instalada la sanidad gallega y dejar atrás medidas como la retirada del complemento variable a los profesionales que no cumplan las ratios de presencialidad exigidas.

Compartir el artículo

stats