Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas usará la impresión 3D para fabricar prótesis y medicamentos personalizados

Corazones impresos en 3D, en unas jornadas realizadas en el Álvaro Cunqueiro. Marta G. Brea

Cuando irrumpió la pandemia se evidenciaron la dificultades para conseguir material sanitario como respiradores o mascarillas. Fue entonces cuando la impresión 3D dejó de ser ciencia ficción y acudió al rescate de la sanidad. Muchos makers se pusieron manos a la obra para suplir la carencia de estos recursos. Ahora el Sergas quiere dar el paso e incorporar esta tecnología al sistema sanitario gallego. Con la impresión 3D la Xunta podrá fabricar prótesis adaptadas a cada paciente, instrumental quirúrgico e incluso medicamentos personalizados.

Podrá confeccionar material médico y hacer réplicas de partes del cuerpo del paciente para ensayar operaciones | Ha creado un grupo de trabajo para desarrollar su implantación

El Sergas ha creado ya un grupo de trabajo que se encargará de definir y concretar las aplicaciones de la impresión 3D en la sanidad gallega. Según explica el gerente de la Axencia de Coñecemento en Saúde (ACIS), Antonio Fernández-Campa, se analizará “si hay centros donde es razonable que exista esta tecnología o si conviene más acudir a una entidad especializada para que haga el trabajo”.

  • La impresión en 3D, la gran aliada en sectores críticos como el sanitario

    La principal ventaja es la facilidad de plantear prototipos de todo tipo de manera rápida

El abanico de aplicaciones es muy amplio. Por un lado, se podrá fabricar equipamiento médico y sanitario. A modo de ejemplo, Fernández-Campa recordó como durante la pandemia cuando no había material de protección suficiente para los sanitarios muchas empresas y aficionados a la impresión 3D arrimaron el hombro para suministrar EPIs a los hospitales.

Jornadas en el Álvaro Cunqueiro sobre impresión 3D. Marta G. Brea

Pero además esta herramienta permitirá fabricar material quirúrgico. Por ejemplo, puede ocurrir que en algunas áreas sanitarias con poco volumen de pacientes no dispongan de un instrumental médico muy específico. En ese caso si tienen impresora 3D podrán fabricarlo ex profeso.

Una de las principales ventajas de la impresión 3D es la capacidad de producción a demanda y adaptada a las necesidades del usuario. Es el caso de las prótesis y férulas de inmovilización. Si alguien se rompe un dedo podrá fabricarse una estructura que se ajuste al tipo de fractura y a la mano del paciente.

También se podrán hacer audífonos totalmente adaptados al oído de cada persona. E incluso piezas dentales a medida, tal y como apunta Antonio Fernández-Campa.

“La impresión 3D nos permitirá diseñar la dosis exacta de medicamentos que se tiene que tomar el paciente”

Antonio Fernández-Campa - Gerente de la Axencia de Coñecemento en Saúde (ACIS)

decoration

Antonio Fernández-Campa - Gerente de la Axencia de Coñecemento en Saúde (ACIS)

La impresión 3D tiene otro campo importante de utilidad: el farmacológico. Según explica el gerente de ACIS, se podrán fabricar dosis personalizadas de medicamentos adaptadas a lo que requiere cada paciente. Esto no significa que el Sergas vaya a competir con las farmacéuticas en la elaboración de medicinas. La industria le suministrará los componentes, pero Sanidade podrá diseñar las dosis a medida de cada enfermo. “En los fármacos que nos llegan envasados hay pastillas con dosis, por ejemplo, de 400 mg y otras de 650 mg. Sin embargo, a veces el paciente necesita tomarse 500 mg. “La impresión 3D nos permitirá diseñar la dosis exacta sin necesidad de decirle al paciente que se tome pastilla y media”, explica Fernández-Campa.

  • Pantallas sanitarias con impresoras 3D

    "Las seguiré haciendo hasta que acabe la cuarentena o el material"

Pero esta tecnología se convertirá además en un importante apoyo en el quirófano. El médico puede imprimir previamente el órgano o la parte del cuerpo del paciente que va a operar y hacer un ensayo de la operación. Por ejemplo, un traumatólogo podrá reproducir en 3D el hueso sobre el que tiene que actuar para hacer una simulación previa antes de llegar al quirófano. Y un cirujano tendrá la opción de imprimir el tumor que tiene que extirpar y así saber previamente cómo abordarlo, reducir el tiempo de la operación, ganar seguridad y evitar complicaciones.

Hace solo unas semanas en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona se realizó la primera intervención para corregir una columna vertebral en la que se usaron guías impresas en 3D y hechas a medida del paciente para colocar los tornillos.

“Quizás más adelante se pueda imprimir en 3D órganos para trasplantes, tiene una complejidad enorme puesto que tienen que imitar la vascularización”

decoration

Y esto entronca con la otra aplicación de la impresión 3D: la formación de profesionales médicos, que podrán practicar con réplicas de partes del cuerpo humano, fabricadas en materiales que imitan el tejido humano.

Y el siguiente paso será ya la impresión de órganos para trasplantes, una técnica que todavía se está ensayando. “Quizás más adelante se pueda hacer, tiene una complejidad enorme puesto que tienen que imitar la vascularización”, explica Fernández-Campa.

Tipos de impresoras

“Ahora mismo hay disponibles en el mercado cinco tipos de impresoras, que funcionan cada una con distintos tipos de materiales”

asfa

decoration

El grupo de trabajo creado por el Sergas está formado por profesionales de las áreas TIC, cirugía, traumatología, enfermería, otorrinolaringología o radiodiagnóstico, así como personal investigador. Además de concretar las aplicaciones que se le pueden dar a la impresión 3D en la sanidad gallega, investigarán qué tipo de impresoras son las más adecuadas. “Ahora mismo hay disponibles en el mercado cinco tipos de impresoras, que funcionan cada una con distintos tipos de materiales. Tenemos que ver cuál es la que nos conviene mejor según el tipo de uso que le querramos dar”, explica el gerente de ACIS.

Sanidade buscará además la colaboración con la red de profesionales e ingenieros que ya están realizando proyectos en 3D.

Fernández-Campa apunta que, en todo caso, será necesario desarrollar una normativa que regule el uso de la impresión 3D, puesto que los productos sanitarios deben pasar por unos controles de calidad “muy rígidos”.

Expertos calculan una rebaja de costes del 40% en material médico

La impresión 3D podría ayudar al Sergas a reducir su abultada factura en material sanitario. Los expertos calculan que los costes se podrían reducir en un 40 por ciento. En unas jornadas realizadas sobre “Impresión 3D en los hospitales” en la que participaron ingenieros industriales de Madrid y Cataluña y la Sociedad Española de Electromedicina, la ingeniera de Aplicaciones María Muñoz puso cifra al ahorro de esta tecnología en el ámbito sanitario: “una reducción del 40 por ciento en material sanitario frente al fundido, además de una geometría más compleja y una fabricación de instrumentos a medida o por tallas”. Aunque las impresoras 3D son caras, el gerente de ACIS, Antonio Fernández-Campa, explica que a medida que se vaya generalizando esta tecnología sus precios se irán abaratando progresivamente.

Compartir el artículo

stats