El número de personas que trabajan para la Xunta es el más alto de la historia, según el Boletín Estadístico del personal al servicio de las Administraciones Públicas que ha publicado el Ministerio de Política Territorial y Función Pública. A 1 de julio de 2020, la plantilla autonómica estaba formada por 95.824 personas. Nunca antes se había alcanzado esta cifra. La incorporación de sanitarios y de profesores debido a la pandemia están detrás de este crecimiento. En un año, el volumen de trabajadores se ha incrementado en 2.456 personas, la mayor parte personal sanitario y de educación. La subida con respecto a un año antes es del 2,6%.

Las últimas cifras oficiales corresponden al primer semestre del pasado año. Es previsible que el número se haya incrementado aún más hasta diciembre. De hecho, la Xunta tuvo que ingresar el pasado año 629 millones de euros extra.

La sanidad fue el capítulo que más dinero adicional al presupuestado ha necesitado para cubrir las contrataciones de personal y la compra de material. Solo el pasado mes de noviembre, el Sergas necesitó 30,9 millones para “el pago de las nóminas del mes de noviembre y la extra de diciembre del personal de las áreas sanitarias”, según reconoció el Ejecutivo gallego.

El sistema educativo también ha necesitado dinero complementario. Solo en noviembre, según la Xunta, fueron necesarios 11 millones para “cubrir gastos directamente derivados de la pandemia ocasionada por el COVID en el sistema universitario de Galicia en el curso 2020-21”. Además, la Consellería de Educación necesitó otros 3 millones para asumir el incremento de gasto “en las retribuciones del personal sustituto del profesorado”.

Desde 2007, la cifra más baja de empleados públicos de la Xunta se alcanzó en enero de 2019 con 85.612 personas. Los efectivos de la Administración gallega habían encadenado tres años de recortes: en 2016 eran 86.499; en 2017 cayeron hasta los 86.268; en 2018 hasta los 86.098 y en 2019 hasta los 85.612. En total, en estos tres ejercicios el volumen de empleados se había reducido en 887: un 1%.

Pero desde la cifra más baja hasta el pasado julio, el incremento ha sido de 10.212 personas (un 11,9%). Aunque hay que hacer una salvedad. Desde 2019, el boletín del ministerio suma los trabajadores de la Xunta y de las universidades en el mismo apartado. Los empleados públicos de las universidades gallegas se han movido en los últimos años sobre los 7.500 efectivos, por lo que el incremento de trabajadores solo en la administración gallega ha sido de algo más de 2.500 en los últimos dos años. Siempre existe un baile de cifras entre la Xunta y el ministerio. La primera incluye los funcionarios en prácticas como personal fijo y el segundo, no. Por eso, los datos de la Consellería de Facenda siempre son superiores a los que ofrece el ministerio.

El número de empleados públicos de la administración del Estado en Galicia permanece casi inalterable con el paso de los años sobre los 27.000.

Pero en el apartado donde ha habido cambios, además de en la Xunta, es en las administraciones locales. Las plantillas de los concellos y diputaciones fueron las grandes damnificadas del recorte de empleo en el sector público que se produjo después de la crisis. Pero en los últimos años, las diputaciones y los ayuntamientos, más en este segundo caso, eran los que tiraban del incremento de la nómina de trabajadores situándose en. 27.527 en 2019. Sin embargo, en el primer semestre del pasado año, las administraciones locales volvieron a meter tijera en sus plantillas y redujeron sus efectivos en 1.297 personas (un 4,7% menos).