La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, exigió ayer a la Xunta “darle la vuelta” a la situación en la que se encuentra el Servizo Galego de Saúde (Sergas). Entre sus propuestas, citó que los 204 millones de euros por la mensualidad del IVA del 2017 que el Estado debe devolver a la Xunta, tal y como determinó el Tribunal Supremo, se destinen a “un plan de refuerzo” de la Atención Primaria. “Ya no hay excusas”, aseveró.

La dirigente pidió que el aumento de recursos conlleve que la Primaria suponga “el 25%” del presupuesto del Sergas “y no el 15% como está pasando en este momento”.

Además, el BNG solicita una hoja de ruta para “mejorar e incrementar” el número de profesionales médicos, enfermeros y de “otros equipos multidisciplinares” como fisioterapeutas y psicólogos, aparte de la creación de gerencias específicas para la Atención Primaria.

Sus peticiones fueron planteadas después de reunirse con representantes sindicales de la comisión de centros de Atención Primaria del área sanitaria de Santiago-Barbanza precisamente días después de que FARO revelase el malestar de parte del colectivo por el aumento de consultas en Urgencias por dolencias leves ante los problemas para lograr cita en Primaria. “Esto nos demuestra el deterioro que se produce en Atención Primaria y que es responsabilidad directa del señor Feijóo, que claramente está trabajando para deteriorarla”, declaró Pontón.