Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cada mes una media de 350 gallegos buscan ayuda para poder dejar las drogas

Más de 13.000 personas reciben terapia por algún tipo de adicción en la comunidad | La cocaína se ha vuelto la sustancia principal en cuatro de cada diez nuevos admitidos

Recogida de jeringillas en una zona de consumo de droga en Ourense

Recogida de jeringillas en una zona de consumo de droga en Ourense Iñaki Osorio

Hace una década, en 2009, la principal droga de quienes ingresaban en algún tipo de tratamiento por consumo de sustancias psicoactivas en Galicia era la heroína. Aparecía como tal en casi la mitad de las nuevas admisiones registradas ese año (recaídas incluidas), según los datos del Sergas. Una década después, el perfil del gallego que busca asistencia para desintoxicarse, sea por primera vez o sea por readmisión, ha cambiado: la cocaína va ganando protagonismo y a partir de 2017 ha comenzado a imponerse. En el último informe publicado de admisiones a tratamiento por drogas en Galicia, relativo a 2019, la cocaína se consolida como la sustancia “principal” asociada a un mayor porcentaje de admisiones, casi el 40 por ciennto, mientras la heroína estaría detrás del 27% de los ingresos.

No es el único cambio que se ha producido en la última década, tal y como permiten constatar los datos recopilados por la Consellería de Sanidade. También analizando las admisiones a tratamiento anuales, se observa cómo han ido ganando peso sobre el total las mujeres. Si el foco se pone en el informe relativo a 2009, ellas constituyen una de cada seis personas que buscan ayuda médica para desintoxicarse. En cambio, si se tiene en cuenta la estadística de 2019, su peso sobre el total las convierte ya en protagonistas de uno de cada cinco casos.

Los números recopilados por el Sergas han engordado en general a lo largo del último año analizado. Lo han hecho, por ejemplo, las admisiones a tratamiento registradas a lo largo de todo el ejercicio, que se han traducido en total en 4.233 personas que han buscado algún tipo de apoyo terapéutico para controlar su adicción –casi una media de doce al día, 352 por mes–, una cifra que es la segunda más alta desde 2010. En total, entre quienes se suman, porque se apunten por primera vez o recaigan, y quienes ya estaban a terapia y no han recibido todavía el alta, al Sergas le constan 13.130 pacientes distintos atendidos por las distintas unidades repartidas por la geografía gallega en 2019.

HUGO BARREIRO | Pincha en en la imagen para ampliar

Dentro de esa cifra global, en consonancia con el hecho de que la cocaína vaya ganando protagonismo en las nuevas admisiones, los gallegos que se encuentran a tratamiento por heroína, tanto en programas con derivados opiáceos , como con antagonistas opiáceos, se traducen en las cifras más bajas en diez años, poco más de 6.400. En 2019, las admisiones en este tipo de terapias fueron de 1.324 personas, también las más reducidas de la serie desde 2010, y suele tratarse, apuntan expertos, de recaídas. Aun así, concentran casi la mitad del volumen asistencial de este ámbito en la comunidad.

Por el contrario, quienes figuran como pacientes que acuden a programas de tratamiento para dependencia a psicoestimulantes (sobre todo, cocaína), alcanzan la cifra más alta del período en su categoría: en total son 1.576. Y también en lo que respecta a las admisiones notificadas a lo largo del último año estudiado, un total de 866, frente a las 690 del ejercicio previo, lo que implica que estos casos se disparan un 25 por ciento.

HUGO BARREIRO | Pincha en en la imagen para ampliar

Por lo que respecta al alcohol, a la Xunta le constan un total de 889 ciudadanos distintos en terapias de tratamiento con interdictores de la sustancia, la segunda cifra más alta desde 2010. No obstante, en el último año analizado se contabilizan 401 admisiones a tratamiento en esta modalidad, 60 menos que en 2018.

En lo tocante al programa de tratamiento libre de drogas, en el que no se utilizan sustitutos para superar la dependencia a la sustancia psicoactiva, figuran 1.642 admisiones en 2019 y el total de gallegos que buscan desintoxicarse de esa manera asciende a 3.299. A este tipo de terapias, según explicó a este diario en su momento Jesús Cancelo, director de Alborada, en Vigo, suelen acudir quienes consideran que su relación con el cannabis o el hachís es problemática, pero también usuarios de heroína que buscan deshabituarse sin alternativas.

En general, el perfil de quienes buscaron ayuda en 2019, aparte de ser varones, lo conforman jóvenes, pero cada vez menos: la media de edad es de 35,1 años. Ocho de cada diez tienen como mucho estudios primarios, un 30% trabaja, cuatro de cada diez están a tratamiento psiquiátrico y poco más de la mitad tiene problemas legales. La media de años de consumo de la sustancia es de 16,1.

Compartir el artículo

stats