Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sobre el reparto de los fondos Next Generation EU

España es uno de los países más descentralizados del mundo. En el seno de la Unión Europea, solo Alemania es equiparable. Y en algunas dimensiones, nosotros hemos ido más allá que los germanos. Con todo lo positivo que tiene la descentralización, la realidad es que hace la gobernanza pública más complicada.

Lo anterior viene al caso porque cuando la Unión Europea (UE) ideó los fondos de recuperación y discutió sobre su reparto entre países, la dimensión interna quedó al margen. La UE no ha dado pistas al respecto. Es algo que debemos arreglar nosotros mismos. Y no parece que lo estemos haciendo muy bien.

A mi juicio, hubiese sido mejor ser transparentes y claros en la asignación de responsabilidades y recursos. Y aprovechar al máximo el conocimiento sobre el terreno de oportunidades y fortalezas de cada territorio que atesoran los ejecutivos autonómicos. Pongamos un ejemplo de posible reparto.

La mitad de los fondos serían asignados por las comunidades autónomas en función de la población en cada territorio. Los gobiernos de las comunidades se encargarían de buscar las mejores opciones en colaboración con las empresas, las corporaciones locales y otros agentes; sabedores de que un mal proyecto, uno que no encaje con la finalidad y las reglas del fondo de recuperación podría quedarse sin financiación.

Y la otra mitad sería asignada por la Administración central, dando preferencia a proyectos con efectos tractores notables sobre el conjunto de la economía española, a proyectos de alcance suprarregional, y a propuestas que beneficien particularmente a las regiones donde la recesión está siendo particularmente profunda, como es el caso de Canarias y Baleares.

Los porcentajes anteriores, el peso de los criterios en la asignación de la parte estatal o los procedimientos comunes para evaluar y presentar los proyectos autonómicos podrían haber sido discutidos y acordados en una Conferencia de Presidentes hace ya algunos meses; y hoy estaríamos todos trabajando con mayor certidumbre y eficacia. Además, nos evitaríamos el lío político de primera magnitud que, si nada cambia, se va a producir dentro de unos meses cuando se conozca el listado de proyectos finalmente seleccionados por España.

Aunque quizá estemos a tiempo de enmendar, al menos parcialmente, el embrollo…

*Director de GEN (UVigo) y del Foro Económico de Galicia

Compartir el artículo

stats