Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas se queda sin enfermeras en las listas para cubrir bajas y reforzar plantillas

La lucha contra el Covid y la campaña de la gripe elevan la demanda de estas profesionales | Sanidade aplaza días libres y recurre a estudiantes para atender las necesidades sanitarias

Personal sanitario, en el hospital de Pontevedra.

Personal sanitario, en el hospital de Pontevedra. Gustavo Santos

Galicia necesita enfermeras. Hospitales, centros de salud y residencias de mayores están teniendo dificultades para encontrar personal de enfermería. El aumento de la carga de trabajo en los centros sanitarios debido al coronavirus y a la campaña de vacunación frente a la gripe común ha incrementado la demanda de estas profesionales, hasta el punto de que las listas de contratación de las que tira el Sergas cuando necesita refuerzos o cubrir vacantes se han quedado prácticamente vacías. Tampoco es fácil encontrar enfermeras a través de las oficinas de empleo. Y esto sucede en plena lucha contra la pandemia y con la curva de contagios en línea ascendente. La Consellería de Sanidade ha tenido que suspender en algunos casos permisos y vacaciones del personal que está actualmente en activo, que asume además una mayor carga de trabajo, o recurrir al apoyo de los estudiantes de enfermería para hacer, por ejemplo, los cribados de Covid-19 entre los universitarios.

“Hay dificultades para encontrar el número de enfermeras necesario en momentos puntuales como éste que estamos viviendo por la pandemia”

Carmen García Rivas - Secretaria Xeral del Sindicato de Enfermería (Satse) de Galicia

decoration

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, había reconocido ya dificultades para encontrar enfermeras durante la primera ola de la pandemia. Y ahora la situación vuelve a repetirse.

Aunque en las listas de contratación que maneja el Sergas hay inscritas “un número importante” de enfermeras, Satse aclara que el 35 por ciento ya están trabajando de forma permanente cubriendo bajas de larga duración. “Y luego hay otro porcentaje que está en suspensión de llamamientos por motivos de conciliación y una parte que, cansada de contratos cortos o precarios, se ha marchado a trabajar a otras comunidades”, explica Carmen García Rivas.

Así, explica que, por ejemplo, hay enfermeras del área de Ourense y O Barco que se están marchando a Castilla y León porque allí les ofrecen contratos de seis meses.

Y esto coincide con un momento en el que las enfermeras están desempeñando un papel fundamental en la lucha contra la pandemia. Son las encargadas de hacer las pruebas PCR, los cribados a la población, hacen seguimiento a los casos sospechosos de Covid y también a los positivos que guardan cuarentena en el domicilio para comprobar su evolución. Y además la vacunación de la gripe se ha disparado y son las enfermeras las que ponen la inyección.

La escasez de enfermeras que ahora se agudiza se arrastra ya hace años, según este colectivo. En cinco años el número de profesionales en activo se redujo en medio millar hasta las 13.307, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística. Galicia tiene 492 enfermeras por cada 100.000 habitantes, por debajo de la media nacional de 565. Satse calcula que hay un déficit en Galicia de 5.000 profesionales de enfermería.

Déficit de profesional de enfermería en Galicia, según SATSE: 5.000

En esta situación en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago han encargado a los estudiantes de Enfermería los cribados de Covid entre la población universitaria al no haber enfermeras disponibles en las listas de contratación para hacer este trabajo.

Pero no es el servicio sanitario público el único que acusa la falta de enfermeras. La Asociación de Hospitales Privados de Galicia (Ahosgal) asegura que están “profundamente preocupados” por la falta de enfermeras. Reclaman que se incrementen las plazas en las escuelas para formar a más de estas profesionales. Actualmente salen en cada promoción 558, pocas más que los 360 médicos que se licencian al año.

La patronal de los hospitales privados ha reclamado también al Ministerio de Sanidad que permita a las enfermeras compatibilizar pública y privada, pero la respuesta del ministro ha sido “no”.

Carlos Fernández. | // FDV

El presidente del Colegio de Enfermería de Pontevedra, Carlos Fernández, denuncia que hay una “mala planificación” de las necesidades del personal sanitario y denuncia la precariedad que sufren las enfermeras .

–¿Faltan enfermeras en Galicia?

–Hay dificultades para encontrar enfermeros para trabajar en residencias de ancianos y en los hospitales también. Las personas que trabajan quieren estabilidad.

–¿No hay enfermeras disponibles por culpa de la precariedad laboral que sufren?

–Cuando ofreces contratos de un día, maltratas a la gente, muchos profesionales se han ido y ahora cuando realmente los necesitas no están o dicen: pues no voy.

–¿Se van muchas enfermeras a trabajar fuera.

–Algunos se marcharon a Canarias o a Madrid, lo hacen porque en estas comunidades los tratan mucho mejor. Aquí no se cuida al profesional. Si en otra comunidad les ofrecen un contrato de seis meses, no se quedan a aquí con contratos de un día.

–¿Se marchan a otras partes del Estado o también al extranjero?

–Al extranjero cada día menos, pero es cierto que hace unos años hubo un boom y muchos marcharon a Reino Unido a trabajar. Ahora emigran sobre todo a distintos puntos de España.

–¿Se deberían formar más enfermeras para paliar este déficit?

–Es cierto que Galicia no tiene suficientes enfermeros. El problema es una mala planificación de los recursos por parte de la Administración sanitaria. Y sobre todo no maltratar a estos profesionales.

–Decía que no hay solo problemas para encontrar enfermeras para trabajar en los centros sanitarios sino también para las residencias de mayores...

–Sí. En los centros de mayores es peor, porque las pocas enfermeras que hay prefieren ir a hospitales y no a una residencia. Es cierto, que para trabajar con mayores tienes que tener cierta sensibilidad, pero además hay que hacerlo atractivo. Si el trabajo es excesivo y no pagas en condiciones, no van a ir a trabajar a residencias.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats