Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las etapas de la sexualidad (2)

@a2c_ilustracions

Continuamos nuestro recorrido por las etapas que pasamos a lo largo de nuestra vida en la dimensión más determinante del ser humano a nivel biológico, psicológico y social: nuestra sexualidad.

En la anterior entrega, tratábamos de educación sexual en la infancia con pautas para hablar con hijos e hijas de forma más eficiente. Hoy trataremos de la etapa de la adolescencia y de los cambios psico-físicos que conlleva a nivel sexual.

La pubertad y la tendencia secular

En los últimos cien años, ha cambiado enormemente el inicio de la menstruación en las adolescentes: ha pasado de una primera regla a los 16-17 años, a los 9-10 años en la actualidad. Los motivos son variados; algunos estudios apuntan a que un aumento del IMC (índice de masa corporal) influye en el adelanto de la menarquía (primera regla). Una mejora general en las condiciones de alimentación, higiene y calidad de vida favorece a este adelanto en el desarrollo también conocido como “Tendencia Secular”.

Las implicaciones psicológicas en la vida de las niñas son grandes, apenas pasan de la infancia pura y dura a una especie de “madurez obligada” por los cambios en su cuerpo, y también por como su entorno social cambia sus conductas hacia ellas. Si eres mujer y estás leyendo esto, seguro que recuerdas como fue tu primera regla; yo recuerdo que se decían cosas como “ya es mujer”, “ahora tienes que tener cuidado”, “ay que pena! mi niña” etc…

Por supuesto, yo no entendía nada, solo que me dolía la barriga y que tenía que ponerme una almohadilla en las bragas que era incomodísima. La confusión y los cambios físicos evidentes, junto con el cóctel hormonal y la “poda” neuronal que lo acompaña, provoca uno de los cambios más drásticos en el desarrollo de las personas.

En cuanto a los chicos, supongo que pasasteis por aquello de: “te está saliendo el bigotillo”, “mira qué vozarrón estás echando” etc. etc. Otro proceso en el que, además de lo evidente con los cambios físicos, no nos solemos ocupar de los cambios emocionales, y de si entienden bien este proceso y se sienten acompañados y respetados en el mismo.

Acabar con “lo de siempre”

Si te identificas con lo que has leído, y seguro que tienes otras anécdotas semitraumáticas con el tema, vamos a pensar que podemos hacerlo mejor y acabar con los mensajes tradicionales que normalmente son machistas, condicionantes, binaristas y alejados de la diversidad sexual. La responsabilidad con la salud sexual es de toda la sociedad y aquí os dejo algunas ideas a desterrar y otras a implantar que se incorporan después de la infancia.

*Masturbación: Nos ayuda a conocernos y aceptarnos, por lo que es una herramienta eficaz para aumentar la autoestima. No hay que penalizar esta conducta natural sino que, al igual que otros comportamientos naturales, normalizar desde la intimidad y favorecer la misma, por ejemplo dejando poner un “pestillo” en la habitación o llamar a la puerta antes de entrar.

*Identidad: La adolescencia es una etapa fundamental en la que se consolida nuestra identidad y orientación sexual, la autoimagen, etc. El apoyo del entorno social y familiar es fundamental en esta etapa: grabar a fuego DIVERSIDAD, DIVERSIDAD, DIVERSIDAD...esa es la clave.

*Primeras relaciones sexuales: Durante esta etapa también pueden suceder los primeros encuentros sexuales; es importante tener un autoconocimiento y sensibilidad al placer previo, y también huir de estereotipos ligados a la pornografía, ya que están muy alejados de la realidad de la afectividad sexual y pueden generar mucha frustración y confusión en las y los adolescentes. Educación sexual como arma, y hablar con naturalidad y sin tabúes, puede ayudar a gestionar mejor estas primeras experiencias.

Os recomiendo la lectura de los libros de educación sexual de Félix López, catedrático de psicología de la sexualidad de la Universidad de Salamanca. Muy interesante para ampliar el mecanismo del desarrollo afectivo, social y sexual de las personas.

Seguimos investigando, y recogiendo información a través de nuestras redes sociales y la web www.saludplacer.com, esperamos vuestras sugerencias e impresiones.

Hasta la próxima, placeres!

Compartir el artículo

stats