Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

salud&placer

Las etapas de la sexualidad (1)

@A2C_ILUSTRACIONS

Estos días me venía a la cabeza una película que ví en mi adolescencia, “Las edades de Lulú”; basada en una novela de la gran Almudena Grandes, describía de una forma explícita las etapas sexuales de una mujer desde su infancia. No voy a entrar en el tipo de prácticas sexuales y relaciones desiguales entre sus protagonistas pero el hilo conductor de la novela es un recorrido vital a través de la sexualidad, algo muy interesante, que voy a intentar plasmar de forma genérica en los próximos artículos, definiendo las etapas clave: niñez-adolescencia, adultez y la de la vejez.

¿Existe la educación sexual en la infancia?

Como en el resto de dimensiones del ser humano la sexualidad también forma parte del desarrollo, y se modifica con el aprendizaje y la educación, hablamos de educación en contexto amplio, incluimos la académica, y lo que aprendemos socialmente, con la familia y en la “calle”. Uno de los grandes errores que solemos cometer es pensar que NO hemos recibido educación sexual; sí hemos recibido todos y todas educación sexual de un modo u otro pero, en todo caso, generalmente ni era reglada ni basada en el conocimiento científico, y en la mayor parte de los casos simplemente era “higienista”, lo de aprender a ponerse un condón y cosas así, muy alejada de la diversidad sexual y las consecuencias emocionales, el placer etc. Lo que enseñamos en casa es muy importante, pero suele ser complicado para las familias abordar este tema, lo fundamental es saber que las personas recibimos educación sexual desde el nacimiento, por nuestra determinación biológica o de género y otras variables, así vamos aprendiendo sobre nuestra sexualidad de forma “más o menos” natural.

Algunas pautas para hablar de sexo con tus hijos e hijas de forma eficiente

*Cuanto antes empieces mucho mejor.

*Adapta tus respuestas y explicaciones al nivel de maduración del niño o niña.

*Intenta no usar eufemismos y diminutivos para los genitales o prácticas sexuales: Cada cosa por su nombre.

*No evadas preguntas incómodas, sino sabes contestar, di que no sabes y que lo investigareis en común.

*Revisa tus creencias y actualízate.

*No mientas o cuentes cuentos.

*No te centres solo en lo biológico…”papá puso la semillita en mamá…etc..” y cosas así.

*No les tomes por idiotas: “Cuando seas mayor comerás dos huevos” o “ya lo entenderás cuando seas mayor”.

*No le aturulles con demasiada información o con datos que no ha pedido.

*Pide ayuda, en el caso de no poder o no saber abordarlo de forma natural y eficiente.

*No bloquees su curiosidad, querer aprender es positivo.

Aprendizaje fuera de casa

Como ya hemos apuntado, no todo está en el colegio o en la familia, se aprende en la calle, del entorno social y hoy en día también de las redes sociales, internet, televisión etc…

Uno de los grandes peligros en esta etapa es el acceso a la pornografía, y es peligroso porque ofrece una visión sesgada e irreal de lo que son las relaciones sexuales; es habitual encontrar a jóvenes con problemas de función sexual debido a que han imaginado que los encuentros sexuales son como los describen en las películas porno, demasiada genitalidad, situaciones ficticias y prácticas centradas casi exclusivamente en la penetración, con una visión de la mujer (en general) cosificadora y machista, que un adulto puede entender igual que entendemos la ciencia ficción, pero una persona en proceso de aprendizaje puede interpretar que esos comportamientos son “así” por defecto y que si a ellas no les sucede están haciendo algo mal o no son funcionales sexualmente hablando. En este tipo de situaciones tan habituales en las que adolescentes consumen porno y padres y madres son conscientes de ello, lo ideal, en vez de hacerles sentir culpables, es cambiar esta emoción por la responsabilidad mutua de explicarles la realidad de su sexualidad y la etapa que están viviendo con sus diferencias individuales y sus cambios asociados.

En esta primera edad del sexo, sería importante contar con información realista, feminista, basada en el conocimiento científico y en la promoción de la salud sexual, lamentablemente hoy en día no existen demasiados contextos educativos que aborden la sexualidad de esta manera.

Seguiremos abordando las etapas sexuales en próximas entregas, mientras tanto podéis contactarnos a través de nuestra web www.saludplacer.com

¡Hasta pronto, placeres!

Compartir el artículo

stats