Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los viejos oficios: Ana Tenorio, ceramista

Objetos singulares

La naturaleza es la principal aliada en el trabajo de Ana Tenorio, ceramista viguesa reconocida a la que los altos chefs acuden en busca de sus creaciones únicas y diferentes. Sus piezas, a la vez que funcionales, transmiten emociones en cada momento del día

En 2016 Ana Tenorio creó su marca Witchneeds, un proyecto que, además de combinar pintura y cerámica, tiene en la naturaleza su fuente de inspiración. Ricardo Grobas

Ella misma se presenta: “Soy Ana Tenorio, a través de mi cerámica busco devolver a los objetos cotidianos su singularidad y así poner en valor el momento vivido”. Lleva años explorando las posibilidades del barro y, tras un largo bagaje formativo y experimental, nació Witchneeds, el proyecto de esta viguesa ganadora de diversos premios, entre ellos el de Artesanía de Galicia. Sus piezas han llamado la atención de chefs tan conocidos como Pepe Solla, que utiliza una parte de sus creaciones en su cocina.

Su búsqueda de la rareza, de la distinción, radica “en recuperar la humanización en los procesos, con unos tiempos y un ritmo más lentos y naturales, manteniéndome en una producción manual muy limitada y de calidad, para alejar al objeto de la perfección y del trabajo industrial seriado y sin alma”, explica. Son piezas únicas que surgen de la necesidad de un acercamiento hacia la naturaleza, y de dotar a los objetos utilitarios y funcionales de una carga emocional y conceptual, que posean personalidad, que transmitan emociones en el día a día.

Ana Tenorio, en su taller Ricardo Grobas

La artesana trabajando en su taller R. Grobas

Ya desde niña intentaba interpretar el mundo que la rodeaba, y esa curiosidad la llevó a experimentar en diferentes campos relacionados con la creación. Terminó la carrera de Bellas Artes y siguió enriqueciendo su formación por medio de otros lenguajes como el diseño textil, la imagen gráfica, la videocreación o la cerámica, mundos que “me han ayudado a crecer y a entender eso que soy y qué quiero contar”.

En 2016 Ana creó su marca Witchneeds, un proyecto que combina pintura y cerámica y con el que busca que las piezas embellezcan y ayuden a disfrutar de la vida cotidiana y de los pequeños momentos. La naturaleza está tan integrada en su trabajo que es su auténtico “leitmotiv”, lo que la emociona y le impulsa a crear. El trabajo ganador del premio Artesanía de Galicia de hace cuatro años fue O Bosque Interior, un juego de café completo en el que la artista representó la fraga tradicional gallega. Cuidó a la perfección no solo las formas, también la cerámica y las arcillas para hacer que la pasta de cada taza fuese única.

Su propio taller, ubicado en la casa familiar, está rodeado de bosque y verde en el que no falta un molino, lo que influye más aún en su obra, aunque Ana llevaba la naturaleza dentro desde que era niña, cuando tuvo sus primeros contactos con el barro, una materia dúctil y de trabajo intuitivo con la que empezó a hacer sus primeras formas.

Varias de sus creaciones R. Grobas

Varias de sus creaciones R. Grobas

A raíz de su colaboración con Pepe Solla vinieron otros chefs como Alberto Prelcic y más encargos, aunque Ana solo trabaja sobre pedido, por eso no todo lo que crea está en su web witchneeds.com, aunque sí muchas de las piezas que muestran esa conexión con la naturaleza, como las que componen las de “O Bosque Interior”, “Perpetua”, “Estratos”, “Orixe” o “Outside”. Ana sigue con su trabajo manual, creando piezas únicas de ese barro que sale de la tierra, que nos hace humanos y siempre está con proyectos nuevos. Uno de sus últimos trabajos ha sido para el conocido cocinero gaditano Ángel León, mientras ultima otras colaboraciones con otros chefs gallegos.

Compartir el artículo

stats