Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NOTICIAS DEL SUBMUNDO

Cine fantástico

Cine fantástico

Cine fantástico

En esta sociedad de la comunicación a veces se filtran informaciones y datos que es difícil saber de dónde han salido. Muchas filtraciones son noticias de distinta trascendencia, y otras son sencillamente adelantos de un disco de tal o cual artista que se pretendía mantener en secreto. También pasa con las películas. No es fácil averiguar si es el propio artista el que difunde la cosa a modo de promoción encubierta. Bueno, el caso es que ha llegado a la redacción del Submundo la sinopsis de la película Hail, Victory! The Film, con guión de Leo W. Cleofax basado en un relato breve del escritor coreano Kim Ñam Oil. Hemos decidido difundirla con dos cojones. Dice tal que así:

"Tras una campaña electoral, que también fue mediática, el millonario Donald Trump llega al trono de la Casa Blanca. Los medios no dudaron en hacerle media campaña gratis: cada declaración suya -cuanto más zafia, mejor- hacía subir la audiencia y, en consecuencia, los ingresos por publicidad. Su contrincante, Hillary Clinton, tenía que pagar los anuncios religiosamente y no midió la capacidad de convicción que Donald tenía en las redes sociales. Las encuestas daban a nuestro hombre como perdedor, pero resultaron estar, ¡oh, sorpresa!, totalmente equivocadas: Donald, 1; Hillary, 0. El mundo se echó las manos a la cabeza".

"Los poderes de verdad -la industria militar, Wall Street, las petroleras, las multinacionales?- llevaban años siguiendo la trayectoria de Trump y, en un momento dado, vieron que podía ser un tipo útil. La negación del cambio climático o la construcción de un muro en la frontera con México eran sólo algunas de las cosas que ciertamente les convenían, así que decidieron apoyar, más bien en la sombra, su candidatura. Ahora, mientras la gente piensa que el despacho oval aplacará la zafiedad de Donald, sus valedores saben que no es así, y dejan que actúe durante los dos primeros años de su mandato: se construye el muro, deja de controlarse la emisión de gases, se suspende el Obamacare, se interviene militarmente en sitios impensables hasta entonces?"

"Pero pasan los dos años y, ¡ay!, ya no les interesa mantener una combustión lenta después del estallido inicial. Es sencillo. Los servicios secretos aprovechan una visita a Dallas para lanzar contra el presidente a un terrorista suicida con un cinturón de bombas. Trump muere despedazado. Inmediatamente se desata la persecución contra los activistas anti-Trump (cientos son detenidos, encarcelados y torturados) y se redoblan los bombardeos en Oriente Medio y donde haga falta. La catarsis ante el magnicidio también es un buen negocio".La verdad es que nos hemos reído en la redacción con la imaginación de estos tipos de Hollywood. ¿De dónde sacarán historias tan peregrinas e inverosímiles? ¡Sólo les faltaba haber metido una invasión alienígena de por medio! Por Dios, por Dios?

@JulianSiniestro

Compartir el artículo

stats