Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acto de los conservadores

Feijóo convoca a sus barones y exhibe músculo ante un curso tenso por las elecciones y la guerra

Empieza el año político arropado con Moreno, López Miras, Rueda, Mañueco y Ayuso, con la que volverá a compartir focos el viernes

De izquierda a derecha, Alfonso Fernández Mañueco, Alfonso Rueda, Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso, en la toma de posesión del segundo como nuevo presidente de la Xunta de Galicia, el 14 de mayo en Santiago de Compostela. ÁLVARO BALLESTEROS / EP

Así como José María Aznar abría curso político cada año en una ciudad, Mariano Rajoy cambió y fijó ese acto en Galicia. Pablo Casado asumió la tradición de su antecesor y, ahora, Alberto Núñez Feijóo, con más razón, la mantiene también. El expresidente de la Xunta y líder del PP ha convocado a miembros de la dirección nacional y a los barones autonómicos que gobiernan a un acto este sábado en Cerdedo-Cotobade (Pontevedra), para exhibir músculo de un partido que lleva meses dando por hecho que logrará sacar a Pedro Sánchez de la Moncloa el año próximo.

Si la política española lleva desde 2014 con el pulso desbocado (una abdicación, cuatro elecciones generales, una pandemia, una guerra…), los 15 meses que vienen no serán tampoco tranquilos, porque seguirán incluyendo el covid y el conflicto en Ucrania y se sumarán los procesos electorales de las municipales y autonómicas (en mayo), las generales (a finales de 2023, según Pedro Sánchez) y la presidencia de turno de la Unión Europea (el segundo semestre del próximo año).

Ante ese panorama, Feijóo quiere a su partido en perfecto estado de revista. En Génova consideran que el equipo del nuevo líder es ahora cuando va a empezar a estar a “pleno rendimiento”, porque hasta julio dos puntales de la cúpula, Elías Bendodo (coordinador general) y Juan Bravo (vicesecretario de economía), tenían también responsabilidades en el Gobierno de Andalucía.

Tras las elecciones en las que arrasó con mayoría absoluta Juanma Moreno (PP), abandonaron sus consejerías en el Ejecutivo, aunque tomaron posesión como diputados en el Parlamento andaluz. Los planes, según fuentes de la dirección, es que dejen esos escaños para ser solo senadores por designación autonómica, como Feijóo o Miguel Tellado (vicesecretario de organización territorial) y se centren en exponer la “alternativa” que van a ir presentando a los españoles.

Para convencer a los ciudadanos de que sabe lo que quiere hacer con España, el líder gallego blande sus 13 años de presidente autonómico (“Feijóo ha gestionado más años que todos los vicepresidentes de Sánchez juntos”, señala uno de sus asesores) y la experiencia de los dirigentes del PP que ahora mismo están al frente de comunidades: Moreno (Andalucía), Isabel Díaz Ayuso (Madrid), Alfonso Rueda (Galicia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) y Fernando López Miras (Murcia).

Entre esa experiencia de “gestión” de la plantilla actual del PP y la “histórica demostrada por el partido” con Rajoy y Aznar, señala un alto cargo de la cúpula, Feijóo se convierte en la “solución” para recuperar la “estabilidad política y económica”. “Tras cuatro años de alianzas con los comunistas, los independentistas y los herederos de ETA, los ciudadanos quieren un valor seguro”, apunta un diputado del Congreso.

En Génova, consideran que la elevada inflación en España, los datos del paro, el fracaso en recuperar el PIB prepandémico y la incertidumbre general provocada por la guerra lanzada por Rusia facilitarán la vuelta del PP a la Moncloa. Feijóo sigue con un perfil discreto, para evitar errores, y sigue celebrando las encuestas que le dan un margen holgado ante el PSOE.

En el cuartel general de los conservadores no preocupan los viajes internaciones de Sánchez (esta última semana por Latinoamérica y los próximos días a Alemania y la ONU, en Nueva York). “A Sánchez le quieren fuera y a nosotros dentro, como se ve en las encuestas”, se jacta un asesor.

Tampoco inquieta, según la versión oficial, la preponderante oposición que Ayuso sigue haciendo al Gobierno central. En las últimas semanas se ha visto con el plan energético y el tope del aire acondicionado. La Comunidad de Madrid ha anunciado que recurrirá el decreto ley que lo recoge, algo que no hará Feijóo. Los ministros del Ejecutivo no pierden ocasión en señalar que la madrileña "marca el ritmo" al dirigente conservador, algo que en el equipo del gallego tratan de dar la vuelta al señalar que, tanta insistencia del Gobierno con esa diferencia entre Feijóo y Ayuso, ayuda a "centrar" al líder del PP. "Que sigan insultando a nuestro presidente y acercándose a la estrategia de Podemos, que nos dejan más espacio para captar al votante moderado", celebran en Génova.

Para demostrar que el máximo representante de los populares no reniega ni se aleja de la figura de Ayuso, no solo ha querido que ella y el resto de barones estén en Pontevedra este sábado, también acudirá al acto que la presidenta celebrará como jefa del PP de Madrid el próximo viernes en la capital.

Compartir el artículo

stats