Cataluña vuelve a algunas de las restricciones de la época más dura de la pandemia. El Govern ha anunciado este lunes, sobre las 20.30 horas, el cierre del ocio nocturno, la limitación de aforos en los bares al 50% en el interior (las terrazas seguirán al 100%) y un toque de queda de 1 a 6 de la madrugada. 

Además, el Govern ha establecido un límite de 10 personas en los encuentros interiores y exteriores y una reducción del aforo al 70% en el comercio, deporte federado, gimnasios y la cultura, según ha explicado la portavoz Patrícia Plaja. Todas estas medidas requieren de la aprobación del Tribunal Superior de Justícia de Cataluña (TSJC), pero el Govern estima que entren en vigor la noche de este jueves al viernes. La resolución tendría un vigor, en principio, de 15 días, pero el Govern no descarta que se alargue más.

Así, quedan suspendidas las grandes fiestas de Fin de Añoaunque no las cabalgatas de Reyes para los niños. Tampoco se ven afectadas las escuelas ni las universidades, ni las visitas en los geriátricos. "Si no, nos moriremos de tristeza", ha valorado Argimon.

El Govern también recomienda el 100% del teletrabajo de los funcionarios y pide hacer un esfuerzo en la vacunación, pues hay 160.000 dosis disponibles todavía.

Cataluña pedirá el aval judicial para implantar de nuevo el toque de queda Agencia ATLAS | Foto: Zowy Voeten

Pandemia disparada

La preocupante situación epidemiológica justifican estas medidas. La pandemia, debido a la variante ómicronsigue avanzando sin freno y este lunes hay ya 1.280 enfermos con covid-19 en los hospitales, de los cuales 310 están en ucis. Salut calcula que a finales de año habrá 500 enfermos graves con el virus.

El 'conseller' de Salut, Josep Maria Argimon, también presente en esta rueda de prensa, ha recalcado que este lunes Cataluña ha registrado unos 6.300 contagios, mientras que hace una semana eran la mitad. "Hemos crecido un 100% esta semana. Debemos pararlo", ha justificado Argimon. "Entiendo que los sectores [cerrados] reaccionarán con rabia, porque [las restricciones] es un paso atrás. Pero el Govern no lo hace improvisadamente: el virus no nos avisa", ha dicho.

Además, también ha advertido de la alta transmisión de la variante ómicron, que aparentemente es más leve que la delta. "Tiene mucha facilidad para saturar nuestros servicios sanitarios. Y hemos de preservar esto también". El 'conseller' ha llamado a todas las personas vacunadas con AstraZeneca a ponerse la tercera dosis. Y ha anunciado que, a mediados de semana, Catalunya abrirá la vacunación de las terceras dosis para los mayores de 50 años.