Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

Los forenses detectan quemaduras y correazos en el cuerpo de una maltratada de Castellón

El fiscal pide 59 años contra el varón, que amenazaba con matar al hijo de la mujer

Imagen del procesado, sentado en el banquillo y custodiado por un policía nacional.

Los forenses apreciaron lesiones de naturaleza incisa --cortes--, contusa y quemaduras en el cuerpo de la mujer presuntamente maltratada, agredida sexualmente, retenida bajo llave, amenazada y coaccionada por su expareja en Castellón. Así lo indicaron ayer en la segunda sesión del juicio en la Audiencia Provincial los doctores, quienes puntualizaron que había heridas "en fase de costra, de cicatriz y otras que impresionaban de lo recientes que eran". Para los facultativos, las lesiones que presentaba la víctima eran "compatibles" con su relato y hablaron incluso, tal y como indicó el médico que atendió a la mujer en el servicio de Urgencias del Hospital General de Castellón, de hematomas "provocados con la hebilla de un cinturón" y que, según la afectada, se le hicieron con una cadena para perros que tenía pinchos.

A preguntas de la defensa, que incidió en si las heridas de la víctima podían sufrirse a causa de una caída, uno de los forenses puntualizó que "las contusiones pudiera ser que sí, pero las otras, no".

"Ahora es otra persona"

El exmarido de la víctima y padre de su hijo declaró el martes como testigo en la segunda jornada del juicio. Dijo que la mujer estaba "aterrorizada" por todo lo vivido junto al procesado y que "ya no es la misma persona a nivel psíquico". Así lo explicó el varón a preguntas de la letrada de la acusación particular, quien recordó que la víctima llegó a tirarse de un coche en marcha, fruto de la desesperación. "Yo tuve que llamarla por cuestiones económicas que teníamos que arreglar tras nuestro divorcio y ella no lo cogía. Pensé que era porque él no le dejaba coger el teléfono", declaró el hombre. 

La 'ex'

Entre los testigos citados a declarar a petición de la defensa se encontraba una expareja del procesado. La joven negó que el mismo fuera violento y dijo haber tenido una relación "sana" con él. Aseguró que el presunto agresor y la víctima "tenían una relación liberal" y que ella llegó a mantener relaciones con el acusado mientras estaba con la denunciante. Sin embargo, después dijo que cuando esta última se enteró del affair que habían tenido se enfadó mucho y le dijo al procesado: "Te vas a arrepentir".

En la vista declararon también varios jóvenes que dijeron ser amigos y conocidos del acusado. Todos ellos describieron a la víctima como una mujer distante, que llevaba al procesado a entrenar y se quedaba alejada del grupo, sentada sola en un banco.

También fue citado, a petición de la defensa, el expadrastro del procesado. Este opinó que la relación sentimental entre denunciante y acusado había sido "por interés por parte de ella". "Lo controlaba demasiado y cuando él venía a mi casa, en lugar de subir con él, se quedaba esperándolo en el coche, sola", afirmó.

Cabe recordar que el fiscal pide 59 años de cárcel para el procesado por 15 delitos. El juicio quedó visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats