29 de febrero de 2020
29.02.2020

El PP catalán rechaza aliarse con Ciudadanos porque es "una marca tóxica"

Casado destaca la generosidad de los populares para "unir el constitucionalismo"

29.02.2020 | 00:35

Las alianzas electorales del PP y Ciudadanos no estarán exentas de tensiones ni siquiera en Cataluña, donde a priori resultaría beneficioso para los populares, casi desaparecidos, unirse con el partido que ahora tiene el mayor grupo en el Parlament, aunque sus expectativas ante las urnas son a la baja. El PP catalán ve con "preocupación" el resultado de esa hipotética alianza con Cs ya que las encuestas internas reflejan que juntos suman menos escaños que por separado porque la de la formación naranja "se está convirtiendo en una marca tóxica". "Del mismo modo que durante años el PP fue una marca tóxica en Cataluña, ahora nos da la sensación de que Ciudadanos puede ser una marca tóxica que reste más que sume al PP", argumentan fuentes populares citadas ayer por Efe. A tenor de esas estimaciones, Una coalición Cs-PPC obtendría 17 o 18 escaños, mientras que ambos partidos por separado, sumarían más de 20 diputados entre los dos. Cs tiene ahora 36 diputados en el Parlament y el PP solo cuatro.

La alianza electoral con Ciudadanos tiene ya en su haber el conflicto entre la dirección nacional del PP y los populares vascos, que se saldó con la dimisión de Alfonso Alonso tras ser depuesto como candidato a lendakari. Pablo Casado intentaba cerrar ayer la herida en Ermua, Vizcaya, durante la presentación de Carlos Iturgaiz, el sustituto de Alonso designado por la dirección nacional. El líder del PP defendió la coalición con Ciudadanos en el País Vasco como la "respuesta responsable y generosa" de su partido para "unir al constitucionalismo" ante los acuerdos del PSOE con los nacionalistas.

En Galicia, el rechazo de Alberto Núñez Feijóo a una marca única con Cs dio paso a un debate sobre las condiciones en que los representantes de la formación naranja se integrarían en las listas del PP, que tendrán que resolverse en los próximos días. Ante la eventualidad de una falta de acuerdo, Ciudadanos ya tiene candidata a presidir la Xunta. Será Beatriz Pino, que, arropada por Inés Arrimadas, se impuso por apenas 16 votos sobre el contendiente que quedó en segunda posición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook