Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dolores Delgado asume la Fiscalía General apadrinada por Conde-Pumpido

El Partido Popular no estuvo representado en la toma de posesión y mantiene que recurrirá ante el Tribunal Supremo el nombramiento de la exministra de Justicia

El magistrado Cándido Conde-Pumpido impone a Dolores Delgado el distintivo de fiscal general. // Efe

El magistrado Cándido Conde-Pumpido impone a Dolores Delgado el distintivo de fiscal general. // Efe

La exministra de Justicia Dolores Delgado se convirtió ayer en la tercera fiscala general del Estado de la democracia, después de María Jesús Segarra y Consuelo Madrigal. Delgado tomó posesión en un breve acto en el Tribunal Supremo durante el que fue apadrinada por el magistrado del Constitucional Cándido Conde-Pumpido, bajo cuyo mandato como fiscal general se produjo la principal reforma del Estatuto Fiscal para impedir que el Gobierno que les nombra puede cesarles, con lo que se consigue una mayor autonomía de actuación.

Tras prometer su cargo ante el rey en el Palacio de la Zarzuela con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, como notario mayor del reino y en presencia del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y del presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Supremo, Carlos Lesmes, Delgado cumplió el trámite en el Supremo con menos presencia de la habitual de cargos públicos, sobre todo al no verse ningún alto cargo del PP. Ello podría deberse a que el partido, a través de su presidente, Pablo Casado, ha anunciado que recurrirá su nombramiento.

Sí han asistido sus excompañeros de la Audiencia Nacional, con el fiscal jefe Jesús Alonso a la cabeza, y altos cargos del ministerio público como el teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas; el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, o su antecesora al frente de la Fiscalía General, María José Segarra.

También participaron magistrados del Supremo y del Constitucional, como su presidente, Juan José González Rivas, o la vicepresidenta, Encarnación Roca; vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y la abogada general del Estado, Consuelo Castro, a la que ella nombró como ministra de Justicia, así como la presidenta del Tribunal de Cuentas, María José de la Fuente, y del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega.

Dolores Delgado comentó a los periodistas que justo se cumplían 30 años de su primer destino en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

Compartir el artículo

stats