Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta saca en dos meses tantos parques eólicos como los seis años anteriores juntos

Medio Ambiente dicta la declaración de impacto favorable de 36 instalaciones con 1.000 MW en total y descarta 7 | El día 25 acaba el plazo para retener el enganche a la red

Aerogeneradores en Camariñas. Marta G. Brea

La ministra para la Transición Ecológica cierra la puerta a otra prórroga en la caducidad de los puntos de acceso a la red eléctrica de unos 80.000 megavatios (MW) de renovables. “El Gobierno no tiene la menor intención de hacerlo”, dijo Teresa Ribera en noviembre. La también vicepresidenta tercera reiteró la advertencia en diciembre, lo dijo de nuevo el pasado miércoles y ayer insistió en que el periodo para retener el derecho a conectarse finaliza el próximo 25 de enero. El evidente atasco en las comunidades con la declaración de impacto ambiental de las instalaciones de menos de 50 MW –la principal condición para amarrar el enchufe concedido por Red Eléctrica de España (REE)– obligó al Ejecutivo central a extender nueve meses la fecha tope de los vencimientos, prevista inicialmente para marzo del pasado año con el objetivo de pinchar la burbuja del sector. La decisión se tomó tras una conferencia sectorial en la que parte de las autonomías mostraron su preocupación por los tiempos y ya entonces Transición Ecológica reclamó a los responsables regionales que “reforzasen sus equipos”. “Antes del verano hicimos otra ronda y les preguntamos si iban bien. Algunas no llegaban a buen ritmo y siguen unas más retrasadas que otras”, admitió ayer la ministra durante un desayuno informativo del Club Diálogos para la Democracia.

La Xunta fue una de las que levantó la mano en las cumbres con el ministerio para quejarse de los plazos. Culpó directamente al ultimátum de Transición Ecológica en los permisos de conexión de que en Galicia se multiplicasen por nueve las solicitudes de parques eólicos: 144 nuevos proyectos y un total de 4.100 MW. Pero lo cierto es que la lista de espera venía engordando de antes. La comunidad acumula 9.000 MW en aerogeneradores con permiso de conexión pendientes de puesta en servicio, casi 2.600 MW en estudio para obtener el enganche y otros 2.900 MW a los que se les denegó.

Para aliviar el cuello de botella, la administración autonómica aprobó una moratoria de año y medio desde el 1 de enero de 2021 en la presentación de más proyectos eólicos en la comunidad y reforzó el equipo de revisión de expedientes con 73 trabajadores. Se están tramitando “diez veces más expedientes” sin “bajar la guardia en la rigurosidad” para cumplir la normativa medioambiental, avanzó el pasado noviembre el presidente, Alfonso Rueda. El acelerón es más que evidente en los últimos dos meses. Entre noviembre y diciembre salieron las declaraciones de impacto ambiental de, al menos, 35 parques, tantas como las resueltas en los seis años anteriores juntos. Sumando el resto de informes de 2022, la cifra sube a 43, como recoge la Plataforma Galega de Información Ambiental. Es posible que el número aumente porque esta misma semana aparecieron proyectos resueltos en las últimas semanas de diciembre.

De ellos, 36 consiguieron el visto bueno de la Consellería de Medio Ambiente Territorio e Vivenda. Entre todos alcanzan unos 1.309 MW y cerca de 900 millones de euros de inversión. Hay unos cuantos casos de parques que están sin construir desde el polémico concurso eólico de la Xunta en 2010 y que se han tenido que retramitar por la obsolescencia de las máquinas previstas. Incluso una de esas instalaciones de hace más de una década se queda ahora por el camino porque el informe de impacto es negativo, al igual que en 6 parques más.

PERMISOS DE ACCESO

  • 1. El derecho para conectarse

    Son permisos que gestiona REE. Hay 9.000 MW autorizados en Galicia y 2.600 en tramitación. A casi 3.000 MW se les denegó.

  • 2. Ventana de caducidades

    Transición Ecológica decidió pinchar la burbuja en 2020 con plazos concretos para desarrollar los proyectos. El 25 de enero es el último.

La patronal eólica gallega recuerda que los proyectos que se juegan su futuro con el deadline del 25 de enero son bastantes más. Ascienden a 2.300 MW. “La Xunta ha acelerado las tramitaciones pendientes”, admite EGA en una nota de prensa de hace un parte de días, pero lamentando también que al veto a la entrada de más proyectos le quede todavía un semestre entero en vigor. “En Galicia necesitamos más aerogeneradores: o queremos “molinos” o tendremos que importar combustibles fósiles altamente contaminantes. Y todo con precios altos”, avisan las empresas del sector, que defienden que el 83% de la población de la comunidad “respalda la energía eólica como medida para impulsar las renovables”. 

Compartir el artículo

stats