Delikia prevé cerrar este año con una facturación de 45 millones de euros, superando así las ventas prepandemia. El primer operador de vending de capital privado español destaca “la positiva evolución y buena marcha que está experimentando la empresa tras la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. “Después de dos años complejos debido a la irrupción de la pandemia del coronavirus a nivel mundial, lo que supuso la ralentización de las previsiones de la empresa, podemos asegurar que a finales de este año superaremos el ritmo de facturación previo a la pandemia –valora Jose Gainzarain, director general de la compañía–. Han sido dos años duros en los que hemos realizado grandes esfuerzos para seguir contribuyendo al crecimiento de la compañía”.

Delikia contrató a 50 personas durante el último año “con diferentes perfiles profesionales” y en la actualidad emplea a 330 trabajadores.