Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Astilleros recurren a medios propios para paliar la huelga del transporte

Advierten de que los paros tendrán incidencia en la producción si no hay una solución rápida

Vista general de astilleros de Vigo en Beiramar y Bouzas, este miércoles. MARTA G. BREA

La industria de construcción naval es una actividad de síntesis, donde la coordinación de la producción cobra mayor relevancia teniendo en cuenta las múltiples empresas que intervienen en un único proyecto. Sujeta a plazos de entrega por contrato, cualquier eventualidad puede causar perjuicios. El naval privado gallego ha empezado a notar, también, los efectos de los paros en el sector del transporte, amén del aumento de precios del acero, la electricidad o los propios portes. “Cada vez está repercutiendo de forma más significativa, tanto directa como indirectamente”, exponen desde la dirección de uno de los astilleros. “La mayor parte de los pequeños transportistas han suprimido todo tipo de servicios, y otros se están viendo bloqueados por los piquetes”. En su caso, han recurrido a medios propios “para acudir directamente a los proveedores y agencias de transporte para retirar la mercancía”. “El panorama –remata– no es nada alentador”.

El impacto es muy desigual entre las empresas consultadas. En algunos casos la disponibilidad amplia de stock aporta garantías a semanas vista; en otras, aunque los efectos todavía no son significativos en su actividad diaria, sí son apreciables. “Se están empezando a notar los efectos de la huelga de transporte en algunos suministros navales, que pueden llegar a tener incidencia si no se pone remedio a corto plazo”, abunda el director de otro astillero.

A cierre de año, el naval gallego –analizado por el Ministerio de Industria– contaba con una cartera de pedidos de 14 unidades y 96.606 CGT (toneladas de arqueo bruto compensado).

Compartir el artículo

stats