Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las lonjas se desinflan: se dejan casi un cuarto de las ventas tras el alza del gasoil

Facturan casi 20 millones desde el inicio la guerra en Ucrania, 5,5 menos que en 2020 | Los precios suben el 22% ante una menor oferta | Cepesca y las cofradías piden imitar a Francia

Subasta en la lonja de marisco ayer en el puerto de Vigo. // Marta G. Brea

El impacto económico que está provocando la guerra iniciada por Rusia en Ucrania aumenta con cada jornada que pasa, con precios desbocados, escasez y problemas para todas las industrias. La pesca está viéndose seriamente dañada por lo primero, lo que está provocando lo segundo. El inicio del conflicto, el 24 de febrero, marcó el comienzo de la escalada en los precios del combustible, lo que puso a los armadores entre la espada y la pared, forzando al amarre paulatino de los distintos segmentos de flota ante la imposibilidad de continuar la actividad con rentabilidad. Las lonjas gallegas ya lo están notando y azotadas también por la huelga del transporte que comenzó hace nueve días se han dejado un cuarto de las ventas. Desde que Vladímir Putin ordenó la invasión, los centros de primera venta facturaron 19,8 millones de euros, 5,5 menos que en 2020 ante un descenso del 30% en la cantidad subastada y pese al incremento de un 22% en los precios medios.

En los primeros 25 días desde el inicio del conflicto en Ucrania, las lonjas se dejaron casi un cuarto de la facturación que lograron en el mismo período del pasado año. Los datos de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca reflejan que entonces en Galicia se subastaron un total de 7.605 toneladas de pescado y marisco por un valor total de 25,2 millones de euros. Este año, y a falta de que se incorporen al sistema las últimas notas de venta, la cantidad vendida desde el pasado 24 de febrero es de más de 5.325 toneladas por casi 19,8 millones de euros.

Las cifras se dan pese al aumento de los precios de las principales especies, aupadas por la menor oferta. Así, el valor medio de todo el pescado y marisco vendido fue de 7,2 euros el kilo frente a los 5,9 del mismo período de 2021, con incrementos importantes en casos de referencia como la merluza (+29%), el rape (+2,7%) o el rapante (+19%) y en otros como el pulpo (+12,5%) o jurel (9%).

Claves

El negocio se desinfla

  • Aunque activas, las lonjas facturaron desde el inicio de la guerra en Ucrania 19,8 millones, casi un 25% menos al caer la cantidad de pescado descargado.

Menos oferta, precios altos

  • El valor medio del kilo creció hasta los 7,2 euros, un 22% más que el promedio marcado en el mismo período de 2021 (fueron 5,9 euros).

Corte en la progresión

  • Hasta el inicio del conflicto, los números de las lonjas eran mejores que hace un año, con casi un 14% más de facturación hasta el 24 de febrero.


De hecho, la guerra, la escalada de precios y la huelga cortaron por lo sano la remontada en la facturación de las lonjas gallegas. Desde que en 2017 se marcó el récord de 508 millones en ventas, los centros de primera venta gallegos nunca superaron esa barrera. Aunque hacerlo es algo más que complicado (el año pasado fueron 424 millones), el inicio de año era esperanzador, ya que hasta el 24 de febrero se habían alcanzado los 56,5 millones de euros, casi un 14% más que los 49,6 del mismo período de 2021.

Ayudas

Mientras el negocio de armadores, empresas y lonjas se desinfla, el sector sigue luchando porque España ofrezca una ayuda inmediata como realizan otros países de la Unión Europea. La patronal Cepesca y la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP) entienden como insuficiente la medida anunciada ayer por el comisario de Pesca, Virginijus Sinkevicius, de entregar ayudas con carácter retroactivo y a cargo del mecanismo de crisis contemplado en el Fondo Europeo Marítimo de Pesca y Acuicultura (Fempa). Urgen al ministro de Pesca, Luis Planas, “medidas urgentes”.

Dos trabajadoras ayer en la lonja de Marisco de O Berbés. MARTA G. BREA

Pese a que valoran la propuesta de Bruselas, respaldada por 22 Estados miembros, el sector pesquero español reclama apoyos “similares a las ya adoptadas por otros países” y que “atajen provisionalmente la situación”, citando en concreto la rebaja de 35 céntimos en el litro del gasoil que aplica Francia desde el 17 de marzo y hasta el próximo 31 de julio.

Según Cepesca y la FNCP, la ratificación y aplicación del artículo 26 del Fempa “llevaría a recibir las ayudas no antes de noviembre o diciembre de este año y para entonces muchos pescadores se habrán quedado en el camino”. Además, recuerdan la necesidad de otras medidas como la exoneración temporal de las cotizaciones a la Seguridad Social, el uso de las ayudas de minimis o rebajas de las tarifas y tasas portuarias.

Compartir el artículo

stats