Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La creación de empleo cualificado eleva 100 euros la base de cotización media en Galicia

Trabajadoras en una residencia de Ourense Brais Lorenzo

El salario bruto con pagas, horas extra y vacaciones no disfrutadas supera por primera vez los 1.800 euros por el tirón del sector tecnológico, la sanidad y las administraciones

Galicia perdió 42.600 empleos durante las seis semanas de encierro para frenar la primera ola del coronavirus. Entre mayo y octubre de 2020 se recuperaron todos, aunque mercado laboral autonómico no volvió a la verdadera normalidad –comparándolo con la afiliación de 2019– hasta este verano. El número de altas a la Seguridad Social cerró el pasado octubre por encima de las 1,034 millones. Es la cifra más alta desde 2009, incluso en el caso de restar los afectados todavía por un ERTE: 8.431, de los que casi 3.000 están trabajando con jornada reducida. Las prestaciones para las plantillas de empresas que tienen su actividad condicionada por la pandemia y las medidas de respaldo a los autónomos demostraron la efectividad del escudo social impulsado por el Gobierno para evitar la destrucción del tejido productivo mientras no se reactivó la economía. Pero el cambio en este tiempo no fue solo cuantitativo por la vuelta a los niveles de ocupación previos a la pandemia. La estructura laboral de Galicia cambió sustancialmente, con mayor peso de los puestos menos precarios, lo que ha provocado una subida de 100 euros en la base media de cotización desde que empezó la crisis por el COVID-19.

La remuneración bruta (incluidas las pagas prorrateadas, horas extra y vacaciones no disfrutadas) de los trabajadores de la comunidad supera por primera vez los 1.800 euros de media, según los datos del primer semestre del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, un 1,5% más que a lo largo de 2020 (1.778 euros) y un 5,6% por encima de 2019 (1.708 euros). Solo no llegó a ese umbral en el mes de junio (1.776,8 euros), cuando es habitual que el importe baje por los contratos temporales de verano.

Hugo Barreiro

Aún así, la base de cotización en Galicia es 147,3 euros inferior a la del conjunto del país, que ronda los 1.952 euros en el promedio de enero a junio. País Vasco encabeza en ranking con más de 2.336 euros, seguida de Navarra (2.192), Madrid (2.163), Cataluña (2.095) y Ceuta (2.066). Por la cola aparecen Canarias (1.726 euros), Andalucía (1.738) y Extremadura (1.638). Hay diferencias muy notables también dentro de Galicia. El sueldo global bruto en la provincia de A Coruña se sitúa en 1.869 euros en 2021, mientras que en Pontevedra alcanzó los 1.771 euros; cerca de 1.730 en Lugo; y 1.720 en Ourense.

¿Cómo es posible que suba la base de cotización en un contexto de dificultades económicas? Porque la destrucción de empleo se centró en los puestos más precarios y las nuevas ocupaciones que surgieron por la crisis sanitaria y la transformación del modelo económico, sobre todo la digitalización, son de mayor calidad.

Los dos sectores con base media de cotización más alta en Galicia, según la información del Instituto Galego de Estatística (IGE) a partir de la explotación de las vidas laborales de la Seguridad Social en 2019, son la energía (3.388 euros) y las actividades financieras y seguros (2.908). La primera, arrastrada por el fin del modelo basado en el carbón y la lentitud en el desarrollo de nuevos proyectos renovables, redujo sus ocupados un 14% desde octubre de 2019 (270 menos). Las finanzas, con su propia reconversión por el cierre de red, mermaron su cuadro de personal un 5,6% (991). Pero son la excepción entre las actividades mejor retribuidas en la comunidad.

Hugo Barreiro

Las industrias extractivas, donde la base media de cotización se acerca a los 2.090 euros al mes, sumó una decena de empleos. Información y comunicaciones incrementó sus efectivos un 10,6% (2.205); y un 2,1% las administraciones públicas (1.231 trabajadores más). Ambas superan los 2.000 euros de salario bruto mensual. Las actividades sanitarias y los servicios sociales se mueven alrededor de los 1.980 euros y acumulan la subida más fuerte de empleos: 7.067, un 7,6% más. Destacan también los incrementos de educación (3.660 afiliaciones); actividades profesionales, científicas y técnicas (2.125); y transporte y almacenamiento (1.316). Las tres están en la franja intermedia de las bases de cotización en Galicia, entre los 1.650 y los 1.764 euros.

Además del recorte en la industria manufacturera por la difícil situación que pasa en estos últimos meses (2.000 ocupados menos), las caídas de cotizantes más abultadas se dan en los sectores que pagan peor. La hostelería es el claro ejemplo. Su base de cotización media es de solo 976 euros y se quedó sin unos 5.700 trabajadores. El ajuste en las actividades artísticas, recreativas (918 euros) fue de 590 empleos; y unos 2.000 en el sector primario (1.458 euros).

La brecha entre las bases de mujeres y las de los hombres es de 274 euros

Entre la base de cotización de los hombres y las mujeres en Galicia hay una diferencia de 274 euros. Para ellos son 1.940 euros y 1.666 para ellas. El mayor incremento desde 2019, sin embargo, está en las mujeres, un 7,6%, frente al 4,2% de los hombres. Se nota el papel fundamental que el empleo femenino tiene en el sector de los cuidados y su entrada poco a poco en actividades menos feminizadas hasta ahora, como la logística y las nuevas tecnologías. 

Compartir el artículo

stats