Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Nicolas Schmit: "Animo al Gobierno y a los interlocutores sociales a mantener una línea de diálogo abierta"

El comisario europeo de Empleo, que visitará España este jueves y viernes, considera una "buena noticia" que se debata cómo reducir la temporalidad

Nicolas Schmit.

El comisario de empleo y derechos sociales, Nicolas Schmit (Luxemburgo, 1953) es consciente de los “problemas estructurales” que aquejan al mercado laboral español pero se muestra “optimista” y augura que “veremos grandes mejoras y menores tasas de desempleo en los próximos años” gracias al plan de recuperación y los fondos 'Next Generation EU', que permitirán a España acceder a 140.000 millones de euros hasta 2026. En vísperas de la adopción del dictamen de opinión sobre el presupuesto español para 2022 por parte de la Comisión Europea y de su visita este jueves y viernes a España -se reunirá con el Gobernador del Banco de España, las vicepresidentas Nadia Calviño y Yolanda Díaz y la ministra Ione Belarra entre otros- responde a las preguntas de El Periódico de Catalunya sobre la situación del mercado laboral. “España necesita un gran impulso para relanzar sus servicios públicos de empleo y apoyar la reconversión y la mejora de las capacidades de la población activa”, avisa.

-Su visita se produce en plena ronda de negociaciones sobre la reforma laboral que el Gobierno debe cerrar para el 31 de diciembre ¿Cuál va a ser su mensaje?

-España ha presentado un plan de recuperación ambicioso y admirable, especialmente en lo que se refiere a aspectos sociales y laborales y ahora es el momento de cumplir sus compromisos. Tenemos la oportunidad de reconstruir mejor tras la pandemia y adaptarnos al cambio, actualizando nuestros instrumentos y políticas, y haciendo uso de una cantidad de fondos sin precedentes. Llevaré este mensaje de ánimo y solidaridad para que España sepa que la UE la apoya en todo momento. Haré hincapié en dos temas concretos: las competencias y la lucha contra la precariedad. Tenemos que asegurarnos de que las personas tienen las capacidades que necesitan para los trabajos disponibles y mejorar las condiciones de trabajo, especialmente para los jóvenes. No será fácil pero tenemos que hacer esta inversión en las personas ahora.

-Los empresarios decidieron abandonar hace una semana la mesa de diálogo social por su desacuerdo con la reforma de las pensiones. De momento, siguen negociando la reforma laboral. ¿Hasta qué punto es importante que haya consenso?

-Un diálogo social fuerte es un prerequisito para el buen funcionamiento de la economía social de mercado. La participación de los interlocutores sociales en el diseño de las reformas y la aplicación de los planes nacionales de recuperación es esencial. Así que animo al Gobierno y a los interlocutores sociales a mantener una línea de diálogo abierta para encontrar soluciones que funcionen para todos.

"Es especialmente preocupante cuando el uso de contratos temporales se convierte en una característica estructural del mercado laboral, como en España"

decoration

-Bruselas ha reclamado una reforma laboral “integral y ambiciosa”. Será clave para acceder a los 12.000 millones del segundo desembolso del fondo de recuperación ¿De qué va a depender el pago? ¿Qué quieren ver en la reforma?

-Corresponde a los estados miembros determinar las medidas de inversión y reforma que incluyen en sus planes nacionales de recuperación y resiliencia. El papel de la Comisión es evaluar si son compatibles con los criterios del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, incluyendo si abordan las recomendaciones específicas por país. En anteriores recomendaciones hemos pedido a España que apoye el empleo mediante incentivos eficaces a la contratación y el desarrollo de capacidades, que garantice que la protección y la activación del desempleo sean adecuadas, que mejore el acceso al aprendizaje digital, que impulse los servicios públicos de empleo, que abandone los contratos temporales, que aborde las deficiencias de cobertura en los regímenes de renta mínima, y que reduzca el abandono escolar y mejore los resultados educativos. 

-El Gobierno baraja simplificar contratos y establecer topes a los contratos temporales. También limitaciones para evitar el encadenamiento de contratos. ¿Cómo le suena?

-La legislación de la UE impide que las legislaciones nacionales permitan el uso sucesivo e ilimitado de un contrato de trabajo de duración determinada. Ahora bien, según los últimos datos de los que disponemos, en España cerca del 22% de los empleados del sector privado tienen contratos temporales y en la administración pública la cifra alcanza el 30%. Es especialmente preocupante cuando el uso de contratos temporales se convierte en una característica estructural del mercado laboral, como en España, y deja de ser una medida a corto plazo, utilizada en casos muy concretos y justificados, para permitir a las empresas ajustarse al ciclo económico. Las personas necesitan poder hacer planes para su futuro, especialmente los jóvenes, dos tercios de los cuales tienen contratos temporales en España. Es fundamental establecer normas y limitaciones claras para evitar el abuso en la contratación temporal y luchar contra la precariedad.

-Sus advertencias contra la cultura de la temporalidad no son nuevas. 

-Llevamos tiempo planteando esta cuestión a España así que nos complace ver que figura en el plan de recuperación de España y que el Gobierno español y los interlocutores sociales lo están debatiendo. No voy a adelantar los detalles finales del paquete de reformas laborales que será propuesto, pero es una buena noticia que se aborde esta cuestión. 

-Uno de los elementos que han permitido apoyar el empleo en España (y otros países) ha sido el Fondo SURE y sus 100.000 millones para financiar los ERTE ¿Debe ser un instrumento permanente?

-Ha sido una herramienta de gran éxito y la Comisión examinará cuidadosamente las lecciones aprendidas para el futuro. Se puso en marcha en un tiempo récord y ha apoyado a unos 31 millones de personas en 2020, lo que representa más de una cuarta parte del número total de personas empleadas en los 19 Estados miembros beneficiarios. Alrededor de 2,5 millones de empresas afectadas por la pandemia del covid-19 se han beneficiado del SURE y los Estados miembros beneficiarios han ahorrado unos 8.200 millones en el pago de intereses.

"A medida que la recuperación se afiance, los erte deberían retirarse para que vuelva a haber más movilidad en el mercado laboral"

decoration

-El Gobierno español ha prorrogado hasta febrero de 2022 los erte. Vista la incertidumbre ¿podríamos ver una subida del paro si se retiran el próximo año?

-A medida que la recuperación se afiance, los erte deberían retirarse para que vuelva a haber más movilidad en el mercado laboral. Pero hay que ser prudentes, no hemos salido de la pandemia y la recuperación es todavía frágil en algunos sectores. Hay grandes diferencias entre sectores. Algunos se están recuperando más rápidamente y otros siguen teniendo problemas. Así que yo diría que se necesita un enfoque específico y diversificado. 

-Hay países que han empezado a adoptar restricciones ante el alza de los contagios. Bélgica por ejemplo vuelve a recomendar el teletrabajo. ¿Qué consecuencias puede tener esta cuarta ola sobre el empleo?

-No voy a hacer predicciones pero hay que seguir insistiendo en que la gente se vacune. El teletrabajo puede ser recomendable en determinadas circunstancias y estamos encontrando formas de gestionar la pandemia, pero aún no ha terminado. Mientras tanto, la UE y los Estados miembros han puesto en marcha medidas de protección social que ayudarán a amortiguar el golpe de las consecuencias socioeconómicas de la crisis. Y las inversiones que vendrán de 'Next Generation EU' deberían conducir a un aumento de los niveles de empleo. Esa es nuestra prioridad número uno. 

-Algunas de las propuestas para impulsar la igualdad en el mercado laboral llevan años bloqueadas en el Consejo como el aumento de la presencia de las mujeres en los consejos de administración de las empresas ¿Qué es lo que les frena a los gobiernos?

-La reducción de la brecha laboral, una remuneración más justa y una mejor conciliación de la vida laboral y familiar son medidas esenciales para que las mujeres puedan prosperar en el trabajo y seguir su camino en la vida. Las mujeres constituyen la mitad de la mano de obra en nuestras sociedades. Necesitamos su talento, también en la toma de decisiones. Por ejemplo, las mujeres representan menos del 8% de los directores generales de las mayores empresas de la UE. Seguiremos presionando a los estados miembros para que desbloqueen la propuesta de directiva de la UE sobre el equilibrio de género en los consejos de administración y espero que pronto veamos avances en este sentido.

-En el último año han propuesto aumentar la transparencia salarial para luchar contra la brecha entre hombres y mujeres ¿Cómo va la negociación?

-La transparencia salarial tiene el poder de cambiar la mentalidad en el lugar de trabajo, convirtiéndolo en un lugar más satisfactorio y motivador para todos los empleados. Parece que la propuesta avanza tanto en el Consejo como en el Parlamento. La presidencia eslovena está presionando mucho, y la presidencia francesa entrante (primer semestre de 2022) también la apoya. En el Parlamento Europeo, las comisiones de la mujer y de empleo apoyan las medidas y debería votarse en el pleno a principios del año que viene. 

-Su propuesta para establecer salarios mínimos adecuados en la UE no fija un salario mínimo común ¿Por qué no es posible?

-Los Tratados establecen que la UE no puede fijar el nivel de los salarios por lo que no lo hacemos. Tampoco sería factible dadas las diferencias de desarrollo económico y productividad de los distintos Estados miembros. Nuestra propuesta crea un marco para que los Estados miembros garanticen que los trabajadores con salario mínimo puedan permitirse una vida digna. Incluye criterios claros y estables, actualizaciones periódicas y adecuadas y la participación efectiva de los interlocutores sociales. También limitando el uso de las variaciones de los salarios mínimos legales para grupos específicos y las deducciones de la remuneración, y promovemos la práctica de la negociación colectiva en todos los Estados miembros, incluso en los que tienen un salario mínimo legal fijado por el gobierno. No se trata de imponer niveles, pero sí de elevar el nivel de las condiciones de trabajo.

Compartir el artículo

stats