Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía

El rival de Prothero estaba en Barreras

El primer capitán del “Evrima”, Erik Bredhe, lidera el proyecto de un crucero de 600 millones

Recreación del “Somnio”, que se construirá en el astillero noruego VARD. | // SOMNIO

La historia de la construcción 1705 de Hijos de J. Barreras ha sido una concatenación de inconclusiones. “La gente suele hacer anuncios antes estar listos para rodar. Desde un punto de vista técnico –exhortaba en 2017 el líder del proyecto y expresidente del astillero, Douglas Prothero–, este es un barco desarrollado”. No estuvo atinado. Para empezar, porque el crucero Evrima no se habrá rematado en Vigo, como estaba contratado; el navío fue primero bautizado como Azora –casi como el yate de recreo del dictador Francisco Franco, Azor–; los planos de ejecución fueron modificados infinidad de veces, para incredulidad de auxiliares y proveedoras –se alternó una incineradora por una empacadora con el navío a medio hacer–, y no llegan los dedos de las dos manos para contar el número de capitanes que ha tenido desde su concepción. Resulta que el primero, Erik Axel Bredhe, aspira a convertirse ahora en competencia directa de su promotor en la marca The Ritz-Carlton Yacht Collection, con un superyate residencial en el que habrá 39 apartamentos. Cada uno se venderá por unos nueve millones de euros.

Interior de uno de los apartamentos. | // SOMNIO

El barco llevará rotulado en popa el nombre de Somnio, y costará 600 millones de euros. El del Evrima, presupuestado de inicio en 240 millones de dólares, se ha disparado –de momento– hasta los 465 millones de euros. Una inversión mastodóntica y blindada por el Estado, a través de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce), que el fondo Oaktree no tendrá que empezar a devolver hasta que el buque empiece a operar. Tendrá doce años para hacerlo a partir de entonces. En todo caso, y salvo (nueva) catástrofe, no alcanzará los 600 millones de precio de ejecución. Bredhe habrá superado a su antiguo jefe cuando, en 2024, se entregue este buque de ultralujo, asignado ya al astillero noruego VARD, del grupo italiano Fincantieri.

Observatorio, también a bordo del buque. | // SOMNIO

Promotores

¿Quién está detrás de esta iniciativa? La página del proyecto refiere la propiedad (al menos en copyright) a Somnio Superyachts 2021, que no es una compañía registrada como tal. Se da la circunstancia de que el diseño del buque corre a cargo de la misma oficina técnica que creó el Evrima, Tillberg Design, en este caso mano a mano con los británicos de Winch Design. “El resultado no será como nada de lo que existe a día de hoy, será como un sueño. La forma en que se planifica y equipa el yate, el diseño interior y exterior, junto con el equipamiento estándar, harán que sea lo más parecido a vivir en un yate privado sin tener que comprar uno”, exhorta el director ejecutivo de Tillberg, Fredrik Johansson. La cúpula de esta empresa participó en Vigo de la botadura del crucero para Ritz-Carlton, en octubre de 2019.

El dominio de la web somniosuperyachts.com se creó en mayo de ese mismo año, dos meses después de la salida de Erik Bredhe del equpo de Prothero. Se dio de alta, desde el paraíso fiscal de Delaware (Estados Unidos), el 13 de mayo de 2021. Pero existe una vinculación con la ciudad de Vigo, donde, según la red social Linkedin, todavía vive el capitán. Cuando Bredhe abandonó The Ritz-Carlton Yacht Collection se constituyó la sociedad Luttenberger Design, con 3.000 euros de capital social, en la que Caroline Franciska Bredhe figura como administradora única. En su web oficial figuran cuatro publicaciones de prensa, y las cuatro recogen noticias publicadas sobre el proyecto Somnio. “Los propietarios de Somnio –remata la nota de prensa de la sociedad– seguirán siendo un secreto muy bien guardado y solo se accede por invitación”.

Compartir el artículo

stats