Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El grupo galo Beneteau compra la viguesa Starfisher y su astillero en el norte luso

La planta de Starfisher en Vila Nova de Cerveira. | BENETEAU

El gigante de la construcción de embarcaciones de recreo Groupe Beneteau llega al norte Portugal y lo hace con la adquisición de la firma viguesa Starfisher. Fundada en 1996 por el empresario Julio Rodríguez (hermano de Manuel Rodríguez, de Grupo Rodman) y con factoría en la localidad de Vila Nova de Cerveira, la firma cuenta con unas instalaciones de 15.000 metros cuadrados cubiertos en una superficie de 50.000, a tan solo 30 kilómetros de la ciudad olívica. El grupo francés, líder europeo en el sector, destaca la situación de la factoría, “a pocos kilómetros” de España, y que el movimiento les ayudará a “fortalecer” la producción de la firma de “pequeñas embarcaciones a motor”. De hecho, ya ha anunciado el cambio de nombre: Starfisher pasa a denominarse ahora GB Portugal.

Uno de los barcos construidos por Starfisher.

Uno de los barcos construidos por Starfisher. Starfisher

La operación fue anunciada esta semana por Beneteau y supone el fin a 25 años de propiedad viguesa de la firma Estaleiros do Atlantico Ltd., cuya enseña y nombre más reconocido era Starfisher. Allí trabajan en la actualidad 200 personas y en los últimos años fabricaba otras marcas además de la propia. “Entre ellas algunas del Groupe Beneteau desde principios de 2021”, anunció en un comunicado la compañía gala.

“El Grupo Beneteau tiene grandes ambiciones de desarrollo en todos los mercados a los que se dirige y, en particular, en el mercado de las dayboating [barcos de menos de 40 pies, unos 12 metros], que es especialmente dinámico”, informó en un comunicado el presidente y director general del grupo, Jérôme de Metz.

De acuerdo a su página web, Starfisher contaba con más de 20 modelos repartidos en las cuatro series que fabricaban en la planta lusa: cruiser, fisher cruiser, open y outboard. La empresa diseña y construye en plástico reforzado con fibra de vidrio (PRFV) barcos de entre 6 y 14 metros.

De esta forma, GB Portugal se suma a las otras tres plantas del grupo que se dedican, por el tamaño de las embarcaciones, a este nicho de mercado. Están situadas en Polonia y Estados Unidos. En total, Beneteau cuenta con 11 marcas de su división y ofrece cerca de 180 modelos de barcos de recreo. Con su capacidad industrial y su red comercial, el grupo emplea a 7.600 personas y solo en la primera mitad del año facturó 658 millones de euros (un 3,4% más con respecto al primer semestre de 2020), con la división de barcos representando el 80%.

Tirón

El movimiento del grupo francés ratifica el tirón del norte luso en cuanto a la náutica de recreo. Además de Beneteau, en el país vecino están también la división portuguesa de Rodman, Rodman Lusitania (en Valença), y otro gigante del sector como es la norteamericana Brunswick. En Vila Nova de Cerveira tiene un de sus bases de la división de barcos y precisamente el pasado mes comenzó las obras para ampliar la factoría.

Colocación de la primera piedra para la ampliación de Brunswick en el norte de Portugal. Brunswick

Tanto Beneteau como Brunswick son históricas en el sector, ya que fueron fundadas en 1884 y 1845, respectivamente. En el caso de la americana, se inició en el sector marítimo en 1960 y suyas son marcas tan conocidas como Mercury (motores fueraborda) o los barcos Bayliner y Quicksilver. La facturación del grupo el pasado año fue de 4.348 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros).

Compartir el artículo

stats