Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mitad de las industrias gallegas están expuestas a la sequía de materias primas

componentes motor

El turno de fin de semana del sistema que ensambla los vehículos comerciales ligeros en la factoría de Stellantis en Vigo está suspendido sin fecha de vuelta a la vista. Después de innumerables paradas y retrasos en la reactivación por culpa del desabastecimiento mundial de los semiconductores desde el pasado mes de febrero, el gigante automovilístico ha decidido tomar una medida más drástica porque la sequía de los microchips va para largo. El Clúster de Empresas de Automoción de Galicia (Ceaga) calcula que se alargará hasta mediados del próximo año “y con efectos que pueden llegar hasta 2023”. En ese turno trabajan 700 operarios, la mayoría con contratos eventuales o a media jornada, y los responsables de la planta de Balaídos quieren negociar cuanto antes la reestructuración de esta parte de la plantilla con los sindicatos, que temen que muchos de los empleos temporales no se renueven. La automoción gallega se enfrenta a una tempestad mucho más fuerte que la del coronavirus. Tanto en duración como en impacto. El estallido de la crisis sanitaria evidentemente dio de lleno en las empresas del motor, cerradas a cal y canto durante el periodo de confinamiento, pero su recuperación con la desescalada fue espectacular, hasta el punto de que Stellantis batió récord de producción en 2020 y compensó la sangría de otros sectores en el Producto Interior Bruto (PIB) regional. Ahora el problema es otro y no afecta solo a las fábricas de coches y componentes de la comunidad. Casi la mitad de la industria gallega está expuesta directamente a la escasez de materias primas.

Detrás de las “disrupciones recientes de los procesos productivos” a las que se enfrenta el sector manufacturero de toda Europa está, como recuerda el Banco de España, “la rápida recuperación de la demanda a escala global”. El avance de la vacunación contra el COVID-19 ha permitido relajar las restricciones y abrir de nuevo el sector servicios, con todo lo que eso supone para avivar el consumo, “de manera extraordinaria” en productos tecnológicos –muy intensivos en el uso de microchips– por “las necesidades de digitalización en el ámbito laboral, educativo y doméstico” y en artículos para el hogar.

La producción del motor bajó un 27% en junio y un 35% en julio en Galicia

decoration

Esa tormenta perfecta provoca, “además de presiones alcistas sobre el precio de las materias primas –señala el organismo en un informe publicado ayer–, problemas de abastecimiento de insumos en sectores como el de los semiconductores, los productos químicos, los plásticos, la madera o los metales industriales”. La gran dependencia de las importaciones de materias primas y productos intermedios en la zona euro agrava el problema, “lo que está generando cuellos de botella” que “impiden que la oferta atienda la demanda de pedidos en los plazos requeridos”.

Aquí y en el resto de Europa el ojo del huracán por la crisis de materias primas está en la industria del motor, que en el caso de Galicia lidera la industria manufacturera con más del 14% de todo el valor añadido frente al 9,2% en el conjunto del país. Pues bien, el 43% de las empresas españolas de la automoción sufrieron hasta el pasado julio algún trastorno por la escasez de materiales o equipos. El porcentaje se dispara al 88% entre los fabricantes de coche en Alemania y al 60% en la UE, según los datos del Banco de España y la Comisión Europea.

Entre el resto de ramas manufactureras lastradas por las dificultades de desabastecimiento están otros de los pulmones de Galicia, como la fabricación de productos metálicos, que supone el 9,7% del valor añadido bruto de la industria de la comunidad; la metalurgia (6,4%); la industria de la madera (4,4%); los fabricantes de material y equipo eléctrico (4,4%); los de productos minerales no metálicos (3,3%); la industria química (2,9%); o las empresas dedicadas al caucho y los plásticos (2,8%).

81,2

DISTRIBUCIÓN DEL VALOR AÑADIDO

DE LA INDUSTRIA MANUFACTURERA

POR RAMAS

Evolución

del Índice de Producción

Industrial en Galicia

% SOBRE EL TOTAL

VARIACIÓN (%) ANUAL

Automoción

14,4

Fabricación de produc.

metálicos

9,7

35,1

Conservas

6,8

Reparación

e instalación

de maquinaria

6,8

12,9

15

2,2

8,9

3,2

Metalurgia

6,4

2,9

2,2

Confección de ropa

5,6

-0,3

-3,8

-2,4

-5

-6,7

Fabricación de bebidas

4,5

-9,8

-7,5

-10,1

Industria de la madera

4,4

Fabricación

de material y equipamiento eléctrico

4,4

Otras industrias alimentarias

4,3

-33,1

Industria del papel

3,4

Fuente: IGE

Industria cárnica

3,4

-43,8

Fabricación

de maquinaria

y equipamiento

3,3

Fabricación de productos minerales no mecánicos

3,3

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

JUL

AGO

SEP

OCT

NOV

DIC

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

JUL

Industria química y farmacéutica

2,9

2020

2021

Fabricación de productos de caucho y plástico

2,8

Coquerías

y refino de petróleo

2,3

Naval

2,2

Fabricación

de muebles

2,1

Industria láctea

1,7

Artes gráficas

y reproducción

de soportes grabados

1,2

Fabricación

de productos informáticos

y electrónicos

1,2

Fabricación

de piensos

1,1

Otras industrias manufactureras

0,8

Industria textil

0,6

Simón Espinosa

81,2

Evolución

del Índice de Producción

Industrial en Galicia

35,1

VARIACIÓN (%) ANUAL

12,9

15

2,2

8,9

3,2

2,9

2,2

-0,3

-3,8

-2,4

-5

-6,7

-9,8

-7,5

-10,1

-33,1

Fuente: IGE

-43,8

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

JUL

AGO

SEP

OCT

NOV

DIC

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

JUL

2020

2021

DISTRIBUCIÓN DEL VALOR AÑADIDO

DE LA INDUSTRIA MANUFACTURERA

POR RAMAS

% SOBRE EL TOTAL

Automoción

14,4

Fabricación de produc.

metálicos

9,7

Conservas

6,8

Reparación

e instalación

de maquinaria

6,8

Metalurgia

6,4

Confección de ropa

5,6

Fabricación de bebidas

4,5

Industria de la madera

4,4

Fabricación

de material y equipamiento eléctrico

4,4

Otras industrias alimentarias

4,3

Industria del papel

3,4

Industria cárnica

3,4

Fabricación

de maquinaria

y equipamiento

3,3

Fabricación de productos minerales no mecánicos

3,3

Industria química y farmacéutica

2,9

Fabricación de productos de caucho y plástico

2,8

Coquerías

y refino de petróleo

2,3

Naval

2,2

Simón Espinosa

Fabricación

de muebles

2,1

Industria láctea

1,7

Artes gráficas

y reproducción

de soportes grabados

1,2

Fabricación

de productos informáticos

y electrónicos

1,2

Fabricación

de piensos

1,1

Otras industrias manufactureras

0,8

Industria textil

0,6

81,2

Evolución

del Índice de Producción

Industrial en Galicia

DISTRIBUCIÓN DEL VALOR AÑADIDO

DE LA INDUSTRIA MANUFACTURERA

POR RAMAS

% SOBRE EL TOTAL

VARIACIÓN (%) ANUAL

Automoción

14,4

35,1

Fabricación de produc.

metálicos

9,7

12,9

15

2,2

8,9

3,2

Conservas

6,8

2,9

2,2

Reparación

e instalación

de maquinaria

6,8

-0,3

-3,8

-2,4

-5

-6,7

-9,8

-7,5

-10,1

Metalurgia

6,4

Confección de ropa

5,6

-33,1

Fabricación de bebidas

4,5

Fuente: IGE

Industria de la madera

4,4

-43,8

Fabricación

de material y equipamiento eléctrico

4,4

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

JUL

AGO

SEP

OCT

NOV

DIC

ENE

FEB

MAR

ABR

MAY

JUN

JUL

Otras industrias alimentarias

4,3

2020

2021

Industria del papel

3,4

Industria cárnica

3,4

Fabricación

de maquinaria

y equipamiento

3,3

Fabricación de productos minerales no mecánicos

3,3

Industria química y farmacéutica

2,9

Simón Espinosa

Fabricación de productos de caucho y plástico

2,8

Coquerías

y refino de petróleo

2,3

Naval

2,2

Fabricación

de muebles

2,1

Industria láctea

1,7

Artes gráficas

y reproducción

de soportes grabados

1,2

Fabricación

de productos informáticos

y electrónicos

1,2

Fabricación

de piensos

1,1

Otras industrias manufactureras

0,8

Industria textil

0,6

Simón Espinosa

“Cabe pensar que los cuellos de botella que se han registrado en las manufacturas desde finales de 2020 podrían haber contribuido significativamente a la desaceleración de la producción industrial en la UE durante el primer semestre de 2021”, señalan los expertos del Banco de España, sobre todo en aquellas actividades más condicionadas por el desajuste de los mercados de materias primas “y, en especial, la rama de vehículos de motor”. De hecho, la producción de la automoción gallega acumula ya dos meses en números rojos: un 26,9% de caída anual en junio y del 35% en julio, según el Instituto Galego de Estatística (IGE). El global de la industria de la región se desacelera también y pasa de crecer a dos dígitos a únicamente un 2,2% en julio.

La industria está de manos atadas para “responder plenamente” a la voracidad de la demanda, “lo que podría lastrar el proceso de recuperación económica” y arrastrar a otros sectores “como el transporte, el comercio al por mayor o algunos servicios profesionales”. “Si bien cabe esperar que estos problemas presenten una naturaleza fundamentalmente transitoria y que se disipen paulatinamente a medida que la demanda se normalice y la oferta se adapte -apunta el Banco de España-, un mayor grado de persistencia podría suponer crecientes presiones al alza en los precios”.

Compartir el artículo

stats