Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta y Abanca copan la mayoría del capital de la incubadora de proyectos para el Next Generation

La sociedad, con presencia también de Reganosa y Sogama, nace con 5 millones

Feijóo durante uno de los foros del Next Generation Galicia. // Xoán Álvarez

La colaboración de la Xunta con el sector privado en la gestión de los fondos que vengan a Galicia del Next Generation de la UE para dar aliento a la economía tras el vendaval del coronavirus empezará antes incluso de que los proyectos destinados a reinventar el tejido productivo de la región tengan forma. De eso, de moldearlos, se encargará una sociedad mercantil. El presidente, Alberto Núñez Feijóo, avanzó hace un par de meses durante la presentación del Polo de Transformación Industrial que en esta especie de incubadora entrarían las empresas vinculadas a las iniciativas tractoras y se invitaría a participar a las entidades financieras. Abanca ha dado el paso. Será el primer accionista privado de la Sociedade para o Desenvolvemento de Proxectos Estratéxicos de Galicia, con un 38% del capital. La administración gallega controlará el 40%. Y dos de sus participadas, Reganosa y Sogama, tendrán el 12% y el 10%, respectivamente.

Constituida ya, según anunció ayer la Vicepresidencia segunda y Consellería de Economía, Empresa e Innovación, su principal cometido será el impulso de “iniciativas empresariales que incidan en la dinamización, progreso y transformación” de la economía gallega “a través de un modelo verde y digital”. El capital inicial es de 5 millones de euros que cada uno de los socios aportaron proporcionalmente, aunque sigue abierta “a la entrada de nuevos colaboradores”.

Hasta que arranquen

¿Cuál será su cometido en la práctica? El departamento dirigido por Francisco Conde habla en el comunicado de la prestación de servicios de asesoramiento para “garantizar la presentación y el desarrollo” de las proyectos, apoyo jurídico, económico, administrativo, comercial e industrial “y de gestión y dirección de las iniciativas”. No va más allá.

“La idea es encauzar las iniciativas hasta justo el momento de su constitución en empresas operativas en el Registro Mercantil”, cuentan a FARO fuentes conocedoras del funcionamiento de la sociedad. Que se haga así facilita, entre otras cuestiones, la contratación de asesores y labores de consultoría para madurar los planes de negocio. Por la vía de la administración autonómica obligaría a sacar a licitación el contrato y “dilatar los plazos”.

Consejo de administración

Todo apunta a que los cuatro accionistas integrarán el consejo de administración, donde habrá también “miembros independientes”. Además de la primera inyección para los gastos –una cantidad que se recuperaría de mano de los inversores que asuman los proyectos cuando empiecen a funcionar–, Abanca, Reganosa y Sogama aspiran a volcar “su conocimiento”. De hecho, la compañía responsable de la planta de gas de Galicia y la sociedad público-privada que lleva el tratamiento de residuos en la comunidad protagonizan dos de los proyectos considerados tractores para la Xunta: la planta de hidrógeno renovable y el centro de economía circular.

Sí concreta la Vicepresidencia segunda que la tarea más inmediata será “contribuir a la maduración de los proyectos tractores incluidos en la candidatura gallega” al plan de recuperación de la UE, integrada por 354 proyectos, de los que 107 son privados.

Alberto Núñez Feijóo y Juan Carlos Escotet en un acto en Vigo. // Marta G. Brea

El banco presidido por Juan Carlos Escotet explica su participación como “parte del compromiso de la primera entidad financiera de Galicia con el tejido productivo y con la creación de un modelo económico más sostenible” y la apuesta por la financiación a empresas, que supone el 38% de su cartera crediticia. “Reganosa pertenece a todos los gallegos y va a estar donde la necesiten para superar esta situación”, apuntan fuentes de la compañía transportista de gas, que ofrece “la experiencia adquirida en los últimos años” para “trabajar en la recuperación y la transformación” hacia “una economía verde, digital e inclusiva”. “Entendemos que las empresas gallegas tienen que estar a disposición de la sociedad y este vehículo es un buen ejemplo”, valora.

La mercantil para los fondos de la UE


1 Cuatro accionistas de momento

La Xunta controlará un 40% directo de la nueva sociedad y dos de sus participadas, Reganosa y Sogama, el 12% y el 10%. Abanca tiene el 38%.

2 Desde el negocio a buscar inversores

Las tareas serán casi como las de una incubadora empresarial (asesoramiento legal, económico e industrial) hasta que empiece a operar.

Compartir el artículo

stats