Cerca de un millar de personas recorrieron ayer las calles de A Coruña, convocadas por los sindicatos CC OO, CIG y UGT, para exigir la defensa del empleo en Alu Ibérica, reclamar un “futuro industrial” para la planta y denunciar la “represión sindical” por parte de la compañía.

La cabecera de la manifestación arrancó pasadas las 12.15 desde la Delegación del Gobierno. La marcha transcurrió con normalidad: con cánticos como “Si no hay solución, Gobierno dimisión”, “Sin industria no hay futuro” o “Alcoa culpable, Gobierno responsable”, bengalas rojas y naranjas, petardos y respetando la distancia de seguridad.

En la presentación de la manifestación, el pasado miércoles, los sindicatos advirtieron de que iban a pasar lista a los políticos que acudiesen a la protesta. Minutos antes de comenzar el acto, el secretario xeral de CC OO, Ramón Sarmiento, volvió a insistir en que los sindicatos “van a pasar lista” a las instituciones y partidos que han apoyado la marcha “porque de otro modo estarían al lado de presuntos delincuentes”, en alusión al registro de las plantas de A Coruña y Avilés por agentes de la Unidad de Delitos Fiscales.

Caretas de Maroto y Feijóo, en la protesta. |  // C. P.

Caretas de Maroto y Feijóo, en la protesta. | // C. P.

Y hubo una nutrida representación de cargos públicos: la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo; la diputada del BNG Mercedes Queixas; el diputado autonómico del PSdeG Pablo Arangüena; el portavoz municipal del BNG, Francisco Jorquera; la concejala de este partido Avia Veira; el exalcalde de A Coruña Xulio Ferreiro; el edil de la Marea Atlántica Alberto Lema; el portavoz de Anova, Antón Sánchez, o alcaldes de la comarca, como el de Oleiros, Ángel García Seoane, y el de Culleredo, José Ramón Rioboo.

Ya en plaza de María Pita, donde terminó la manifestación tras las intervenciones de representantes sindicales, les esperaba la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, y el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero. Desde Madrid llegaron los secretarios generales de UGT y CC OO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, que demandaron la “implicación” de la Xunta y el Gobierno central para alcanzar una garantía de futuro para la planta de Alu Ibérica.

Cabecera de la manifestación. | // FOTOS: C. PARDELLAS

Al final de la protesta, la alcaldesa, Inés Rey, recibió al comité de empresa y a los líderes de los sindicatos, tras lo que celebró la “manifestación histórica” y “unitaria” que se llevó a cabo “en defensa de la industria”.

Rey, anunció ayer que el próximo martes se reunirá en Avilés con la regidora de la ciudad, Mariví Monteserín, y los comités de empresa de Alu Ibérica de ambas factorías “en defensa del futuro industrial”. Rey explicó que enviarán las conclusiones del encuentro al Ministerio de Industria. “Nuestro compromiso es firme con la industria. Las instituciones tenemos un papel fundamental y no podemos obviar nuestras competencias”, recalcó.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Alu Ibérica A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, agradeció el apoyo a la manifestación y calificó de “muy importante” la reunión que tendrá lugar en Asturias. “Necesitamos que todas las administraciones se impliquen. Necesitamos esa salida para la planta que dé garantías”, remarcó.

Los sindicatos reclaman compromiso real

La manifestación de ayer estuvo convocada por los tres sindicatos mayoritarios. El secretario xeral de Comisiones Obreras en Galicia, Ramón Sarmiento, exigió al Gobierno y a la Xunta “el compromiso real y efectivo” para consolidar un proyecto industrial en la planta y recordó que “quedan cuatro meses de vida” del acuerdo de venta de Alcoa a Parter en 2019. El secretario xeral de UGT en Galicia, José Antonio Gómez, rechazó el “terrorismo empresarial” de Alu Ibérica y aseguró que los acuerdos contemplaban “el mantenimiento de los empleos”. Por último, el secretario xeral de la CIG, Paulo Carril, insistió en que “la única solución seria y real que dará estabilidad, futuro y continuidad industrial es la intervención pública, la nacionalización que el Gobierno español tiene que llevar adelante sin retrasos”. “No podemos continuar con una situación grave como esta con esta inacción por parte del Gobierno”, recalcó.