Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conoce al nuevo propietario de la fábrica de Componentes de Porriño

La plantilla de Componentes de Vehículos de Galicia, durante el 25 aniversario de la compañía, en 2016.  | // FDV

La plantilla de Componentes de Vehículos de Galicia, durante el 25 aniversario de la compañía, en 2016. | // FDV

Cambio de manos parcial en una de las empresas históricas de la industria gallega de la automoción. El consorcio de origen italiano Adler Pelzer Group ha cerrado la compra del 50% de las acciones que la multinacional automovilística francesa Faurecia poseía en la porriñesa Componentes de Vehículos de Galicia (CVG), según confirmó la propia empresa a FARO. El otro 50% permanece en manos de la compañía matriz, Grupo Copo, la primera multinacional de capital gallego del auto por volumen de ventas y empleo. El centro de As Gándaras, que inició su actividad en 1990, es especialista en revestimientos de interiores y emplea a cerca de un centenar de personas.

La operación

La operación Adler-Faurecia no solo afecta a la planta de Porriño, sino a toda la división de sistemas acústicos y térmicos para automóviles (AST) de la compañía francesa participada por Stellantis, que tiene ocho fábricas, un centro de innovación y casi 2.000 trabajadores, todos en Europa. Este repliegue de Faurecia se entiende también por el anuncio hace unos meses de su intención de desligarse completamente de la antigua PSA (hoy Grupo Stellantis tras la fusión con Fiat Chrysler Automobiles-FCA).

Socio de referencia

Faurecia ha sido durante décadas un socio histórico del Grupo Copo. Llegó a alcanzar el 50% de CVG, del Centro Tecnológico del Grupo Copo (CETEC) y de Copo Ibérica, aunque hoy solo mantiene la mitad de las acciones de esta última filial en Mos (CETEC es propiedad 100% desde hace unos años de la compañía gallega que pilota José Antonio Rodríguez Estévez). La venta de la mitad de CVG a Adler Pelzer Group se cerró en las últimas semanas. El consorcio es líder mundial en diseño, ingeniería y fabricación de componentes y sistemas acústicos y térmicos para el sector de la automoción, y pese a su origen italiano tiene su sede en Hagen, Alemania. Cuenta con plantas y centros de I+D en más de ochenta ubicaciones con más de 11.000 empleados y sus ventas alcanzaron los 1.400 millones de euros en 2019.

Una planta histórica

CVG arrancó su actividad con la fabricación de alfombras termoconformadas para el sector del automóvil en 1990 y en la actualidad desarrolla e industrializa proyectos de revestimientos de interiores, como alfombras de habitáculo, paso de ruedas, bandejas portaobjetos o pantallas térmicas. El 100% de su producción se dirige a constructores del sector de automoción, principalmente al Grupo Stellantis (la multinacional que preside Carlos Tavares la distinguió varios años como Best Plant), Nissan y Mitsubishi. Según los últimos registros de la Seguridad Social, contaba entre sus filas con 85 trabajadores, aunque llegó a superar el centenar. Y está integrada en el Grupo Copo, la primera multinacional del motor gallega con fábricas en siete países de Europa y América. En 2019 empleaba a más de 1.500 personas y su negocio consolidado se elevó por encima de los 163 millones de euros.

Faurecia en Galicia

Faurecia tiene cuatro plantas propias en Galicia (Vigo, Porriño y Ourense) y a nivel mundial opera 248 factorías y 37 centros de I+D con 115.500 empleados en 37 países, siendo un referente en sus áreas de negocio: Asientos, Interiores, Clarion Electronics y Clean Mobility.

Compartir el artículo

stats