Inditex ha decidido cerrar todas sus tiendas de las marcas Pull&Bear, Bershka y Stradivarius en China (93 en total) con el objetivo de centrarse en su canal online, donde se concentra la demanda de consumo de las marcas más jóvenes del grupo y la mayor actividad de compra por parte de los consumidores más jóvenes del país asiático.