Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barreras pide presupuesto para pintar el barco e incluye Ferrol entre las opciones

El dique gallego de Navantia es el único en Galicia con capacidad para abordar la operación | Continúan las negociaciones con las auxiliares

Estado de la construcción del “Evrima”, en Barreras.   | // MARTA G. BREA

Estado de la construcción del “Evrima”, en Barreras. | // MARTA G. BREA

La construcción del minicrucero de lujo Evrima encara su última fase. La dirección de Hijos de J. Barreras ha programado las pruebas de mar para finales de noviembre o principios de diciembre, como avanzó FARO, a partir de cuando el buque deberá navegar a otro astillero para las tareas de pintura y otros trabajos en los fondos del casco. El dique seco de Cádiz es una de las opciones barajadas, si bien la compañía ha optado por lanzar una especie de licitación para decidir a dónde se desplaza el crucero. Y ha planteado esta opción también a “astilleros gallegos”, como confirmaron fuentes próximas a la sociedad.

Por las dimensiones del Evrima, con 190 metros de eslora por 24 de manga, solo Navantia Ferrol podría asumir este encargo. El dique de Metalships & Docks, de Grupo Rodman, es insuficiente para sus más de 10.000 toneladas de acero. De elegir finalmente la opción de la compañía pública, sería la primera vez para la compañía viguesa en su extensa trayectoria: el flotel Reforma Pemex adquirió su flamante color verde en las instalaciones de West Sea en Viana do Castelo (antigua Estaleiros Navais de Viana), por ejemplo, el ferri Abel Matutes hizo lo propio en Lisnabe (Setúbal) y el Volcán del Teide se desplazó hasta Santander (Astander).

En las instalaciones de Barreras se han superado ya el millar de operarios de la industria auxiliar y proveedoras, además de la propia plantilla del astillero, con intención de acelerar los trabajos a bordo y cumplir el plazo de entrega. “Tenemos que terminar en plazo el 1705 porque es crítico para el astillero y para su imagen”, indicó su presidente ejecutivo, Douglas Prothero, a las subcontratas el pasado septiembre. Durante las pasadas dos semanas la empresa reforzó tareas de electricidad o habilitación, sobre todo en el turno de tarde, para conseguirlo.

En paralelo al avance de la construcción 1705 (Evrima, bautizado inicialmente como Azora), continúan las negociaciones con la industria auxiliar sobre la deuda contraída con ésta por el malogrado proyecto Havila, así como para la modificación de la prenda que actúa como garantía para los pagos pendientes de buque de lujo. En las proveedoras anticipan demandas; el astillero mantiene la opción de la negociación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats