Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así será el "resort ecológico" de lujo de la hija de Amancio Ortega en Portugal

El complejo ubicado en Setúbal prevé la creación de 318 empleos y se beneficiará de las deducciones fiscales impulsadas por el Gobierno luso para la captación de inversiones

Imagen de un 'resort' en Portugal. // Troiaresort

Imagen de un 'resort' en Portugal. // Troiaresort

Detrás del tan comentado "milagro económico" de Portugal, un país rescatado por Bruselas en plena doble recesión y que camina ahora a su probable primer superávit en el casi medio siglo de su historia democrática, está, entre otras recetas, el Código Fiscal do Investimento. Para llamar la atención de los empresarios, el Gobierno ofrece un amplio abanico de exenciones y deducciones fiscales en todo tipo de impuestos -desde su tributo de Sociedades, IVA, el gravamen municipal a inmuebles o Transmisiones Patrimoniales- en proyectos que superen los tres millones de euros y mejores condiciones si el desembolso es de más de cinco millones. No vale cualquier plan. Las autoridades lusas enmarcan su apoyo a actividades intensivas de I+D, nuevas tecnologías, energía, telecomunicaciones, parte de la industria... Ahí se enmarca el bum de inversiones captadas por el norte del país en la automoción, por ejemplo, y la respuesta obligada por parte de la Xunta con su propia ley para afrontar la competencia al otro lado del Miño. El turismo es otro de los sectores mimados por Portugal en su fiscalidad. Y con él viene uno de los grandes proyectos a los que se lanza la gallega Sandra Ortega, que construirá en la península de Troia, en la localidad de Setúbal -a 50 kilómetros del sur de Lisboa-, un resort con una inversión de 164,1 millones de euros.

La hija del fundador de Inditex, Amancio Ortega, desarrollará el complejo turístico a través de Ferrado Properties, el holding inmobiliario vinculado a su grupo Rosp Corunna. Concretamente, mediante una filial, Ferrado Nacomporta, domiciliada en la capital lisboeta desde su creación en 2017 en alianza con el gigante empresarial Sonae, propietario en Portugal de Worten o Continente.

El pasado mes de noviembre, Ferrado Nacomporta adquirió a Sonae los terrenos. Son 340 hectáreas en esta zona privilegiada de la costa lusa por 50 millones de euros. Su socio ahora con el 10% del proyecto es José Antonio Sousa Uva, un empresario local que ya convirtió en hotel de cinco estrellas una granja familiar en el Alentejo. "Estamos haciendo un proyecto donde el foco está en el medio ambiente", avanzó él mismo a varios medios del país. Antes de las obras se llevará a cabo la recuperación de las dunas y la reforestación del lugar, colindante con una reserva ecológica, mediante especies autóctonas. Los trabajos ascenderán a 20 millones de euros. Fue decisión personal de Sanda Ortega la renuncia al campo de golf previsto en el plan de desarrollo de la zona. De hecho, la ocupación del complejo se queda muy por debajo de la extensión aprovechable: 31.000 metros cuadrados, una quinta parte del total.

Haz click para ampliar el gráfico

Entre hotel y el pueblo turístico habrá 584 camas. El residencial contará con un centro médico, helipuerto y parking. El recinto estará cerrado a los automóviles y solo se podrá circular en bicicleta o buggy. Según los detalles desvelados por el Consejo de Ministros de Portugal tras la aprobación del proyecto esta semana, se crearán 318 empleos y empezará a funcionar en 2024.

Compartir el artículo

stats