27 de febrero de 2014
27.02.2014

Pescanova presenta el lunes su plan de rescate con el apoyo de los bancos, Damm y Luxempart

La propuesta es iniciativa de la propia compañía gallega. El grupo cervecero y el fondo luxemburgués serán los socios industriales de la firma. Se caen del consorcio los fondos KKR y Ergon Capital Partners. Salvar Pesca Chile, una prioridad

27.02.2014 | 01:20
Los consejeros de Luxempart, François Tesch, y de Damm, José Carceller, en Chapela. // Ricardo Grobas

CLAVES

  • MIEMBROS
  • La propuesta está elaborada por la propia compañía, que desde la pasada primavera está siendo administrada por Deloitte.
  • LOS SOCIOS INDUSTRIALES
  • Grupo Damm y Luxempart serán los socios industriales del proyecto. No tendrán mayoría en el consejo de administración, que estará bajo control de las entidades.
  • PLAZOS
  • Esta propuesta se presentará el lunes en el Mercantil de Pontevedra. Mañana hay consejo en Chapela.

Pescanova ya tiene casi lista su propuesta de convenio. El proyecto ha sido diseñado por la propia multinacional pesquera, elaborado fruto de las intensas negociaciones con los representantes de las entidades financieras y del consorcio que lidera Grupo Damm. La propuesta, según fuentes de toda solvencia consultadas por FARO, pasa por que la banca se haga con el control mayoritario de la segunda multinacional gallega, que contará con Damm y Luxempart como socios industriales. Las conversaciones continúan entre las partes con el asesoramiento de KPMG y Freshfields (por parte de los bancos), Pricewaterhouse y Lazard (por Pescanova) y Citi y Garrigues (por Damm). El lunes, según las mismas fuentes, Pescanova entregará este proyecto de rescate en el juzgado de lo Mercantil de Pontevedra.

Como avanzó FARO, la solución final para la multinacional es una fórmula híbrida entre los planteamientos de los bancos y los de Damm, que nunca se resignó a abandonar la pesquera. Los distressed funds (conocidos como fondos buitre) que acompañaban a Damm en su proyecto inicial, Kohlberg Kravis Roberts (KKR) y Ergon Capital Partners, se caen del proyecto. El primero de ellos era el que más dinero estaba dispuesto a desembolsar, hasta 100 millones de euros. Este tipo de sociedades exige altas rentabilidades por su inversión -en Pescanova quería un retorno del 15%-, y esta premisa fue rechazada de plano por la banca acreedora. Sin los fondos de inversión dentro de la propuesta, se presume que la rentabilidad será inferior para los inversores en favor de la futura viabilidad de la multinacional. La quita oscilará entre el 63 y el 73%, como adelantó este periódico.

Los bancos que han liderado las conversaciones son los conocidos como el G7: Banc Sabadell, Banco Popular, NCG Banco, BBVA, Bankia, CaixaBank y UBI Banca. El Santander, que formaba parte del grupo (el steering committee) vendió los 75 millones de deuda que tenía en Pescanova a un holding norteamericano, Stifel Financial Corp., por menos de tres millones (con una quita superior al 95%). Pero a este G7 se ha unido la totalidad de la banca española atrapada en Pescanova, de acuerdo con fuentes conocedoras de las negociaciones. Entre las entidades afectadas por el concurso de Pescanova están Unicaja (17 millones), Liberbank (36,671), Catalunya Banc (51,6) o Kutxa Bank (23,218 millones).

Aunque no han trascendido todos los detalles de la operación, el plan de viabilidad elaborado por Pricewaterhouse había determinado unas necesidades iniciales de capital de 185 millones de euros, que las entidades financieras elevaron a 250, para tener un "colchón extra" de liquidez y para intentar salvar Pesca Chile.

Las filiales
"La propuesta prevé garantizar la continuidad de todas las filiales", sin perjuicio de que alguna de las más de 200 sociedades que componen el entramado de la empresa tengan que caer. "Se verá con el tiempo", indicaron desde el entorno de la pesquera. Lo que sí quiere salvar Pescanova a toda costa es su filial chilena, que continúa en venta a día de hoy, como pudo comprobar FARO ayer mismo en fuentes próximas a las autoridades judiciales de Chile. "Intentaremos reestructurar la deuda" de Pesca Chile, una sociedad dedicada a la pesca extractiva que posee la mayor flota del país, con nueve buques que se dedican a la captura de merluza austral o bacalao. De Pesca Chile (en quiebra) penden otras dos filiales: Acuinova (también en liquidación) y Nova Austral. Son las únicas compañías que tiene Pescanova dedicadas a la cría y engorde de salmón, con instalaciones en agua dulce y jaulas en las gélidas aguas saladas de Magallanes.

Fuentes expertas en la ley concursal indicaron a FARO que, en cuanto se formalicen las propuestas ante el juez, "se deliberará y votará en primer lugar la presentada por el concursado". Si ésta no fuese aceptada, "se procederá del mismo modo con las presentadas por los acreedores, sucesivamente y por el orden que resulte de la cuantía mayor a menor del total de los créditos titulados por sus firmantes". El preacuerdo entre Pescanova, Damm, Luxempart y la banca tiene prácticamente garantizada su aprobación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook