21 de enero de 2011
21.01.2011

El astillero Barreras bota hoy el último "ferry" que tiene en cartera para la naviera Armas

La empresa viguesa, con un ERE temporal en marcha, aspira a cerrar el contrato de un nuevo buque de 200 metros de eslora

21.01.2011 | 09:17
El "Volcán de Tinamar" será botado hoy en el astillero Barreras para la naviera Armas. // J. Martínez

El astillero vigués Hijos de J. Barreras botará hoy el Volcán de Tinamar, un ferry de 178 metros de eslora, el último que tiene en cartera para la naviera española Armas. El buque, gemelo del Volcán del Teide, entregado hace unas semanas y que cubrirá la ruta Canarias-Huelva, tendrá capacidad para más de 1.200 pasajeros. Los responsables de la firma viguesa aprovecharán la botadura para tratar de conseguir un nuevo contrato con Armas que permita garantizar la actividad del astillero conforme se vayan entregando los últimos barcos que tiene en grada (el Volcán de Tinamar y el buque-hotel Edda Fides).
Fuentes del sector afirman que se trata de otro ferry que podría alcanzar los 200 metros, lo que obligaría a Barreras a construir el casco del buque en otros astilleros con mayor capacidad, como los de Astander (Santander) o Setúbal (Portugal). El astillero vigués lleva muchos meses negociando con Armas la posibilidad de ampliar su cartera de pedidos, hasta ahora sin éxito. Incluso se han llegado a construir dos dobles fondos para sendos ferries que al final no llegaron a materializarse.
Barreras activó este mes de enero un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) temporal que afecta a 34 trabajadores. La empresa ya aplicó otro ajuste en diciembre para 20 de sus 130 empleados, y que afectó también a varios departamentos como la oficina técnica, la de producción y la de aprovisionamiento.
La crisis en el sector naval se está recrudeciendo en este primer trimestre del año, en el que medio centenar de auxiliares del naval ya están aplicando EREs para capear el temporal, lo que supone enviar al paro a 1.162 trabajadores. La avalancha de expedientes está provocando incluso retrasos en los pagos de las prestaciones por desempleo a estos empleados, según denunció el pasado martes la CIG. Estos retrasos afectarían a unas 300 personas.
La patronal del metal y las centrales sindicales aseguran que esta situación podría continuar indefinidamente si no se cierran pronto nuevos contratos. Hasta el momento, solo Metalships (un off-shore) y Barreras han confirmado opciones de materializar en el corto plazo nuevas contrataciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook