21 de marzo de 2010
21.03.2010

Ocho empresas gallegas del naval se instalan en Brasil como auxiliares de los astilleros

Estas firmas han llegado a acuerdos con constructores del estado de Río de Janeiro para suministrarles mano de obra especializada y piezas para los barcos

21.03.2010 | 07:30

Las dos misiones comerciales que los empresarios gallegos del metal han realizado a Brasil comienzan a dar sus frutos. Ocho empresas ya han decidido instalarse en el Estado de Río de Janeiro para suministrar a sus astilleros –que tiene una importante cartera de pedidos– mano de obra especializada, materiales y piezas para las nuevas construcciones, según confirmó ayer a FARO la patronal del sector, Asime.
El interés por las posibilidades del mercado brasileño ha puesto en marcha una tercera misión comercial que se desarrollará en la última semana de abril y en la que participarán 20 empresas.
Desde Asime no han querido desvelar por el momento el nombre de las firmas que han decidido ampliar su actividad a Brasil, "porque en estos momentos se siguen negociando ayudas y los terrenos para establecerse".
Lo que sí confirmó la patronal gallega del metal es que son ocho las que se han propuesto abrir delegaciones de sus negocios en el estado de Río de Janeiro para trabajar como industrias auxiliares en aquel país. "Esto no se puede entender como una deslocalización. Los empresarios implicados en este proyecto quieren dejar bien claro que se trata de buscar nuevos horizontes de negocio, pero manteniendo siempre sus sedes en Galicia", afirma Enrique Mallón, portavoz de la patronal Asime.
Las empresas que anunciaron la ampliación de su actividad a Brasil pertenecen a la industria auxiliar del naval, perfiles de aluminio y soldadura.
Acuerdos firmados
"Los acuerdos con los responsables de los astilleros ya están firmados. Desde Asime vamos a apoyar a estas empresas y a las que vengan detrás, para ello vamos a establecer en los próximos dos meses una agencia de negocios propia que nos sirva de puente entre los empresarios gallegos y brasileños.", señala Julio Gómez, presidente de Asime.
La capacidad de Brasil para ofrecer carga de trabajo ha provocado que la patronal gallega del metal haya programado una tercera visita de negocios al país que preside Lula da Silva para la última semana de abril.
En este viaje, que tendrá una duración de 12 días, se profundizará en las relaciones abiertas en Río de Janeiro, pero también se visitarán los estados de Paraná, que concentra gran parte de los astilleros y empresas de automoción y auxiliares, Pernambuco y Mato Grosso do Sul.
"Hemos detectado un número grande de empresas gallegas que se han fijado en las posibilidades de Brasil. La cercanía idiomática y cultural es una baza importante para tener éxito en los negocios y nuestros empresarios lo saben. Y sin duda, Brasil es un país de futuro y nosotros tenemos que estar allí", indica el presidente de Asime.
Las ocho empresas que han anunciado su instalación en el país lo quieren hacer de la manera más rápida posible. Ya existen experiencias muy importantes de empresas gallegas para saber cómo funciona el país. Una de ellas es la multinacional viguesa Copo que tiene plantas de producción en la ciudad de Curitiba, capital del Estado de Paraná.
Otra importante empresa, el Grupo Nosa Terra Siglo XXI, posee el astillero Itajaí, en Santa Catarina, que adquirió en 2008 por 85 millones de euros.
Además de estas dos compañías son numerosos los empresarios gallegos con intereses en Brasil, sobre todo en negocios como la hostelería, restauración, transportes, estaciones de servicio, construcción o aparcamientos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook