Una segunda vida, y encima solidaria

Carabelo abre su mercadillo de ropa y libros usados, a los que suma adornos navideños

Un niño contempla juguetes de segunda mano en el mercadillo de Carabelo.

Un niño contempla juguetes de segunda mano en el mercadillo de Carabelo. / Bernabé/Lucía Abeledo

Salomé Soutelo

Salomé Soutelo

Desde hace nueve años, la asociación Carabelo aprovecha las cercanías de las fiestas navideñas para organizar un mercadillo cuya recaudación se destinan a fines solidarios, desde ayudar a las familias de los niños que acuden a sus clases de apoyo con el pago de algún recibo a la compra de meriendas.

Pero esta iniciativa tiene además una clara lucha contra el impacto ambiental del mundo de la moda, pues pone a la venta ropa, complementos, disfraces y hasta vestidos de primera comunión de segunda mano, pero en muy buen estado y que pueden hacer las mismas funciones que cualquier otra prenda a estrenar. Para los nostálgicos del DVD (aún somos unos cuantos), en el bajo de número 14 de la rúa Antonia Ferrín Moreiras, la antigua rúa D, podemos encontrar varias colecciones, colocadas junto a ejemplares de Os Bolechas y figuras del Capitán América o de Batman. Por cierto, también en este bajo hay varios juguetes y peluches donados y que bien pueden servir de regalo para estas Navidades.

El mercadillo estará abierto hasta el próximo domingo, día 10, de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 horas. Y no solo tiene productos que buscan y merecen una segunda vida, sino también un buen abanico de elementos decorativos para las fiestas más entrañables del año, como gnomos (que también pueden emplearse para mantener abiertas las puertas) o coronas de Adviento. Todos han sido elaborados por las personas voluntarias del colectivo.

En los últimos meses, ha habido otras iniciativas solidarias con la labor y las persona que atiende Carabelo, como una campaña de recogida de material escolar, organizada en el centro comercial Pontiñas durante el mes de septiembre, coincidiendo con el arranque del curso escolar.