Fin del “efecto Xacobeo”: las dos principales rutas de las comarcas pierden peregrinos

La Vía da Prata y el Camiño de Inverno ceden en julio más de un 30% de caminantes respecto al año pasado | Geira e Arrieiros y Miñoto-Ribeiro mejoran sus resultados

Portugueses disfrazados de romanos en el Obradoiro tras realizar el Camiño da Geira e dos Arrieiros. |   // JESÚS PRIETO

Portugueses disfrazados de romanos en el Obradoiro tras realizar el Camiño da Geira e dos Arrieiros. | // JESÚS PRIETO / alfonso loño

Las comarcas tienen el privilegio estar atravesadas por cuatro rutas jacobeas, cuestión que contribuye a la dinamización de su turismo y en consecuencia de la economía de los municipios por los que discurren las icónicas flechas amarillas. Las administraciones locales comenzaron a darse cuenta de esta oportunidad, pero quizá todavía no de las potencialidades reales de un hecho absolutamente medible: el flujo de turistas que peregrinan hacia Compostela. El pasado mes de julio fueron más de 1.600 las personas que atravesaron los concellos jacobeos, dato que evidentemente está muy por debajo del registrado hace un año, en pleno Año Santo.

La Vía da Prata es el trazado que más personas aporta y durante el pasado julio fueron 1.114, dato que supone una caída del 31% respecto al curso pasado. Así lo indican los registros de la Oficina del Peregrino, dependiente de la Catedral de Santiago en la Archidiócesis de Santiago de Compostela. Andaluces (284), extremeños (122), madrileños (102) y vecinos de las dos castillas fueron mayoritarios entre los 818 caminantes de nacionalidad española, mientras que eslovacos (36), alemanes (19) e italianos (15) lo son entre los extranjeros. Realizar el Camino a pie fue la opción preferente para el 85% del total de romeros.

El Camiño de Inverno atrajo en julio a 333 personas, dato que supone una caída interanual del 33%, y la práctica totalidad de ellos realizaron las etapas andando, pues la bicicleta solo fue la opción elegida por el 1,3 por ciento. Entre casi el centenar e extranjeros predominan eslovacos, checos, italianos, norteamericanos y portugueses.

Otros dos trazados, de más reciente reconocimiento oficial y por tanto quizá menos conocidos por los peregrinos, son los de A Geira e dos Arrieiros y el Miñoto-Ribeiro. Si echamos un vistazo a los censos oficiales del primero y los comparamos con el séptimo mes del pasado año el crecimiento es espectacular, pues su número de romeros se disparó un 240 por ciento hasta alcanzar los 68. La mayoría de los caminantes que se decantan por un trazado que discurre por Tabeirós son extranjeros y en esta ruta encontramos otra singularidad: el 35 por ciento de los peregrinos viaja en bicicleta, mientras que los que van caminando son en torno a seis de cada diez. Sobresalen los portugueses.

Pero el Miñoto-Ribeiro crece todavía más y, con 117 caminantes, estamos hablando del 400% más. Llegan a la zona a través de Ribadavia y la mayoría son andaluces.