Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La guerra de Ucrania protagoniza la misa solemne dominical de las fiestas de Lalín

Yeva Hrytsenko, refugiada en el municipio, demanda la intercesión de la Virgen y agradece la solidaridad de los ciudadanos lalinenses E Los bares y terrazas se abarrotan para el aperitivo

Alfonso Carrasco, Román Rodríguez, José Crespo, Antonio Álvarez y Rafael Cuíña en la salida de la procesión. | // BERNABÉ/BÁRBARA CUIÑA

El conflicto bélico de Ucrania protagonizó la ofrenda a la Virxe das Dores en la jornada dominical de ayer, tercera de las fiestas de la capital dezana, en la que los vecinos se echaron a la calle a media mañana para disfrutar del aperitivo en las terrazas o presenciar las actividades programadas.

Desfile de la Banda de la Escuela Naval de Marín por el Kilómetro 0. | // BERNABÉ/BÁRBARA CUIÑA

Al mediodía dio comienzo la misa solemne presidida por el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, y en un templo abarrotado la encargada de leer la ofrenda fue una joven refugiada ucraniana que llegó a Lalín con familiares cuando estalló la guerra. Yeva Hrytsenko se postró ante la imagen de la Dolorosa e inició su intervención agradeciendo “en nombre propio y en el de muchos compatriotas míos la bondad de los lalinenses”. “Tú sabes, Madre, que la guerra destroza la tierra, sacrifica a una generación y, muy a menudo, siembra un rencor que cuesta tiempo superar, si es que antes no se ha convertido ya en una nueva épica que alimente otros rencores”, manifestó. “Sabes que muchos ucranianos hemos sobrevivido por la acogida de buenas personas como las que habitan este pueblo de Lalín. Aquí hemos sido recibidos, aquí vivimos desde que comenzó la guerra y de aquí nos sentimos. No forasteros en tierra extrana, sino lalinenses nacidos en Ucrania. Gracias a la gente de Lalín; gracias por su fe, sus cuidados y su afecto y caridad”, expuso. Y remató su ofrenda citando al Papa Francisco. “Si tuviéramos memoria no gastaríamos decenas, cientos de miles de millones en equiparnos con armas cada vez más sofisticadas que acaban matando a niños, mujeres y ancianos”.

Yeva Hrytsenko lee la ofrenda. | // BERNABÉ/BÁRBARA CUIÑA

Con los intérpretes de la Banda de la Escuela Naval Militar de Marín en formación en la plaza, aguardando por la salida de la imagen de la Virgen, dio comienzo una procesión con este espacio público abarrotado de personas. El obispo estuvo acompañado por el alcalde, José Crespo, los ediles de su gobierno; el líder de Compromiso por Lalín, Rafael Cuíña, con los concejale de su grupo, y tampoco se quiso perder el día grande de As Dores otro lalinense, el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez. Además del párroco local, Marcos Torres, en la cabecera de la comitiva procesional también estaba el capitán de la Compañía del Puesto Principal de la Guardia Civil de Lalín, Antonio Álvarez. Detrás de la imagen comenzó a desfilar la banda de música militar y arrancó un recorrido por las calles céntricas del núcleo urbano hasta que la Virgen regresó de nuevo al interior del templo.

Terrazas abarrotadas en la calle Rosalía de Castro. | // BERNABÉ/BÁRBARA CUIÑA

A continuación numerosas personas se acercaron hasta el entorno de la estatua de Loriga para presenciar el concierto de la banda de la Armada de la base pontevedresa, mientras centenares de vecinos y visitantes abarrotaban las terrazas en una jornada muy apacible pese a haber entrado ya la estación otoñal.

Después de las tradicionales comidas con invitados en casas y restaurantes los lalinenses volvieron a salir a la calle para escuchar la música de charangas y muchos a acompañar a los más pequeños a las atracciones y barracas de O Regueiriño o las actividades infantiles a propuesta de Inacio Vilariño. Para las 19.00 horas estaba prevista en la plaza del consistorio una clase magistral de zumba y a las 20.30 un singular espectáculo de la Banda de Lalín previo a la verbena, amenizada por las orquestas Panamá y Cinema.

Como manda la tradición cada medianoche del domingo de As Dores se llevó a cabo un espectáculo pirotécnico, en el que dos empresas del sector compitieron por realizar la mejor propuesta.

En otra jornada sin incidentes destacados, a media tarde un arco lumínico de decoración se cayó en la calle Luis González Taboada, al lado de la terraza del bar Xardín, pero afortunadamente este episodio no pasó de un susto y no hubo daños personales. Poco después la empresa contratada se encargó de reponerlo.

Compartir el artículo

stats