El diputado del BNG Mini Rivas defendió en el Parlamento de Galicia una proposición no de ley para reclamar a la Xunta que la concentración parcelaria de Val de Camba incluya elementos patrimoniales del núcleo de Outeiro y masas comunes para su protección.

Según Rivas, esta parcelaria es un proceso de reestructuración agraria que incluye tarde (la petición del Concello de Rodeiro en 2016) un núcleo urbano, lo de Outeiro, con un conjunto de elementos merecedores de protección patrimonial “que no solo es ignorado por el ayuntamiento, sino que quien presiona para que se incluya”.

Advirtió que el paso de la Ruta dos Muíños y de las Idades da Historia, de carácter público, va a pasar la manos privadas, lo que genera el temor entre los vecinos de que acabe por ser cerrado. Cuestionó que, pese la que la Tulla de Fafián consta en Patrimonio como propiedad “privada, desconocida” y en el Catastro como propiedad en “investigación”, la concentración parcelaria le otorga la titularidad a una familia. También consideró incomprensible que el Castro de Aboldrón se incluya en dos nuevas parcelas privadas de dos vecinos, en vez de en masa común para su conservación.

Rivas, defendió la necesidad de que todos estos elementos patrimoniales tengan la protección idónea, por lo que abogó por modificar el acuerdo de concentración parcelaria de Val de Camba de manera que los resíos y terrenos incluidos en el proceso, circundantes a los inmuebles citados, se incorporen al patrimonio público con cargo al fondo de tierras de masa común. Y reclamó un expediente de vindicación de la titularidad de la Tulla de Fafián, tanto de los inmuebles excluidos como de las parcelas de bases, para “recobrar o adquirir la propiedad del presuntamente arrebatado o retenido contra derecho”.

La iniciativa no prosperó por el veto del PP.